Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

A unos cuantos días de que inicien los grandes eventos deportivos internacionales, la expectativa de lo que puedan realizar los atletas nacionales empieza a crecer, tanto en la Universiada Mundial, a celebrarse este año en Corea del Sur, como en los Juegos Panamericanos en Toronto, pues en las pasadas ediciones hubo excelentes resultados. Soy un convencido de que el nivel del deporte mexicano, aun con sus limitaciones, ha avanzado; sin embargo, hay que reconocer que las condiciones y posibilidades serán muy diferentes, sobre todo en la justa continental, donde los anfitriones han puesto un mayor interés en su delegación. Lo importante será no perder más de una posición con respecto a Guadalajara 2011, mantenerse entre los primeros cinco en el medallero y evaluar el desempeño de los atletas con respecto a ellos mismos, sus marcas, resultados previos, nivel competitivo alcanzado, entre otros muchos aspectos que se pueden considerar. Lo cierto es que los medios de comunicación en general, poco harán para tener ese análisis, por lo que habrá cuestionamientos y desafortunadamente poco seguimiento, sobre todo si lo comparamos con lo que sucedió hace cuatro años en la Perla Tapatía, donde la televisión abierta y por lo menos tres canales en restringida, además de internet, ofrecieron una cobertura impresionante.

Bordar fino es como se conoce al trabajo final para poner a punto a los atletas y alcanzar su mejor desempeño físico y emocional. En algunos deportes se le conoce como descenso, donde el volumen del trabajo disminuye, no así la intensidad, pues se busca encontrar el mejor ritmo de competencia. Quedan ya muy pocos días para que los entrenadores hagan ese trabajo tan específico, que es donde se separan a los grandes del resto. El apoyo multidisciplinario también se vuelve indispensable, sobre todo en el aspecto psicológico y nutricional, para no cometer errores en la parte final, espero y deseo que muchos logren cerrar muy bien el trabajo de sus atletas y que se den los resultados esperados, o por encima de ellos.

Cómo no recordar la suspensión de Michael Phelps por seis meses y quedar fuera del Mundial a celebrarse en Rusia, con el reciente acontecimiento con el futbolista chileno Arturo Vidal, quien se accidentó por manejar bajo el influjo del alcohol. Lo cierto es que las reglas y condiciones son diferentes, pero hacen pensar que en el segundo caso fueron muy flexibles, sobre todo cuando se encuentra en plena competencia y Phelps estaba en proceso de entrenamiento. Son humanos expuestos a cometer errores; sin embargo, ser figuras públicas debe hacerlos más responsables de sus actos, por la trascendencia de sus ejemplos. ¿Ustedes, qué piensan?   

 

Facebook: rotterjm

twitter@jmrotter