Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

A poco menos de un mes de los Juegos Panamericanos en Toronto, la delegación empieza a tomar forma y se perfilan los nombres que nos representarán en cada una de las disciplinas convocadas, quienes juntos buscarán mantener a México entre los cinco primeros países en el medallero general. Normalmente en estos tiempos surgen controversias sobre los procesos de selección, la última fue en los clavados, donde la Federación Mexicana de Natación había publicado la convocatoria a un control técnico para definir el equipo de acuerdo a la cuota de ocho atletas, cuatro en varonil y cuatro en femenil, donde los primeros lugares en sincronizados competirían la prueba individual con cambios de última hora, derivados de lesiones que impedirían competir a quienes venían teniendo buenos resultados, por lo que se decide juntar a un Comité Técnico y definir el equipo en base a un análisis general de resultados y no de acuerdo a lo convocado, por tanto, los ganadores, en particular en plataforma varonil, quedaron fuera del equipo nacional y con un gran sentimiento de injusticia. Pocos son los países que definen de esta manera a su equipo, si un atleta llega lesionado al selectivo y no puede participar, en esta ocasión quedaría fuera de la selección y buscaría regresar una vez que se recupere. Siendo un mundo tan pequeño el de los clavados en México, pero con tan buen nivel, este tipo de acciones y decisiones genera un mal momento, tanto para quienes salen del equipo como para quienes son designados, por lo menos eso creo yo, pues saben que al final la decisión tuvo otro resultado al marcado en la convocatoria, sin que en ella hubiera la leyenda “deberá ser ratificado el resultado por un Comité Técnico, cuya decisión final será inapelable, sea cuál sea”, donde por cierto tampoco creo que sea lo mejor. En fin, parece que el tema dará para muchas quejas, sobre todo en redes sociales.

 

Bien por el Instituto del Deporte de la Ciudad de México, la idea de festejar el 90 aniversario de la Liga Mexicana de Beisbol montando un diamante en pleno Zócalo capitalino me parece genial y seguramente las imágenes darán la vuelta al mundo a través de los medios.

 

Con el inicio de la Paralimpiada y la Olimpiada Escolar, siguen su marcha los eventos multideportivos que forman parte del Sistema Nacional de Competencias, instaurado apenas hace un año. En lo personal, me gustaría mucho que la Olimpiada Nacional y la Paralimpiada fueran un solo evento y con ello diéramos una verdadera muestra de inclusión, como lo hacen países con gran cultura en esos temas, en especial hablo de Australia y Reino Unido, entre otros, quizá esto se pueda algún día. ¿Ustedes qué piensan?  

 

Facebook: rotterjm

twitter@jmrotter