Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

Ante los lamentables casos de corrupción en la Federación Internacional de Futbol Asociación, me parece que habrá federaciones en otras disciplinas que pondrán sus barbas a remojar, pues seguramente lo que sucede en el deporte más popular del mundo no es exclusivo, y es que las prácticas que hoy le costará la cárcel a muchos dirigentes en este deporte son altamente conocidas en el mundo del deporte, de hecho el propio Comité Olímpico Internacional las ha sufrido en el pasado, en las elecciones de sede para sus eventos tanto de invierno como de verano y en su dirección. Los procesos de elección tienden a ser poco democráticos y los actuales dirigentes buscan perpetuarse en los puestos, con favores, dinero y otras acciones, más allá de su gran trabajo, lo que conlleva a cometer actos de corrupción.

 

Blindar a las federaciones para que permanezcan transparentes y democráticas es una labor complicada, pues los estatutos se modifican y se adaptan de acuerdo con la presente administración, muchas veces trabajando según sus propios intereses, donde los gobiernos poco pueden hacer para regularlas, sin embargo, los acontecimientos recientes harán, sin duda, una revolución general para evitar en lo posible que algo similar vuelva a suceder. En el COI cuentan con una comisión de transparencia y se vigila de manera estricta los procesos de elección para evitar que los países o candidatos a ser sede de un evento en dicho organismo puedan corromper a quienes tienen decisión. Como dicen por ahí, no pondría las manos al fuego de que se ha erradicado, pero sí puedo asegurar que hay un legítimo interés de hacer las cosas de manera honesta.

 

Con los cambios que se le hicieron a la Ley General de Cultura Física y Deporte, donde la Confederación Deportiva Mexicana dejó de tener una atribución en la misma tras ser la responsable de vigilar los procesos electorales, y sin la conformación de la Comisión de Vigilancia Electoral en el Deporte que debiera depender de la Conade, hoy las federaciones nacionales no tienen quien las vigile en sus procesos y con las prácticas reconocidas desde el ámbito internacional, habrá pocos cambios positivos en pro del desarrollo de nuestro deporte. Y cambiando de tema, trasciende que existe un 90 por ciento de probabilidades de que sí tengamos Mundiales de Natación en 2017 y que será en la Ciudad de México, al parecer se define hoy por la madrugada de nosotros, así que para cuando estén leyendo esta columna, seguro ya sabremos si se confirma o no se
hará nada. 

 

Facebook: rotterjm

twitter@jmrotter