Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

Acertada me parece la decisión de reinstalar al entrenador Sergio Valdeolmillos en el equipo nacional de baloncesto varonil, lo anterior debido a que la oportunidad de regresar a este deporte a Juegos Olímpicos es muy alta, derivada de los resultados en los años recientes y de que el equipo será el anfitrión del Preolímpico. Para algunos parecerá que se cumplieron los caprichos del propio entrenador y de los jugadores más representativos, como Gustavo Ayón, sin embargo, creo que prevalece el interés mayor, que es tener el mejor resultado posible en la mejor oportunidad en años para regresar el protagonismo internacional a uno de los deportes con mayor número de practicantes, audiencia e interés mediático en el país. Aplaudo la gestión de la Conade y el respaldo de las instituciones involucradas, como lo es el Comité Olímpico Mexicano, la Liga Profesional y de la Ademeba, ante la falta aún de una federación oficial que rija el deporte ráfaga, como se le conoce.

 

Basta con un poco de atención en aspectos técnicos y de algunos cambios estructurales a la Olimpiada Nacional y estoy seguro que se lograría el impulso deseado para convertir a México en un protagonista en el deporte, tanto a nivel regional, continental, y en muchos casos hasta mundial, que ya se logra en pocos casos y algunos deportes. Sin embargo, requiere de una prueba justa con un análisis a conciencia por los mejores profesionales con los que cuenta el país, formar un consejo técnico formal, fuera de intereses particulares. En especial me preocupa el gigantismo actual, la temporalidad al juntarse en el inicio con Universiada Nacional, lo amplio en sus categorías y otros muchos aspectos que pueden y deben mejorarse. Aun con lo anterior creo que el balance del evento a 20 años de su creación es bueno, urge mejorarlo con plena conciencia del potencial impacto, ojalá la nueva administración de Conade le entre sin miramientos.

 

Con la cancelación del Mundial de Natación para Guadalajara en el 2017, México perdió también una posición clave en el Consejo Directivo de la Federación Internacional respectiva, pues ya no aparece Jesús Mena dentro del mismo y entiendo se le asignó a Hungría, al ser este país quien se encargará de hacer el evento. Siempre es importante que un país tenga liderazgos deportivos en los organismos internacionales, una estrategia que poco o nada se ha seguido en los últimos años, por eso perder una posición tan relevante es lamentable, aun y cuando todavía se mantengan dos personas en los distintos comités técnicos.  

 

Facebook: rotterjm

twitter@jmrotter