Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

A 70 días que inicie la máxima justa deportiva continental, los Juegos Panamericanos en la ciudad de Toronto, Canadá, se sigue conformando la delegación nacional que nos representará. Esta semana se sumaron los de boxeo y calificaron también los nadadores en el selectivo que tuvo como marco la Olimpiada Nacional, por lo que será un tiempo corto de preparación para lograr la mejor forma deportiva y superar sus propias actuaciones, tanto del pasado, como las actuales, con las que calificaron. Me preocupan los nadadores, quienes no han tenido una dirección técnica formal por parte de la federación y poco se sabe de los eventos de preparación a los que habrán de asistir previo a su cita con el evento continental y en algunos casos también al Mundial que se llevará a cabo en Rusia; cada entrenador directo del atleta tendrá que proyectar su trabajo hacia Toronto y esperar a que se defina quién tiene el derecho a ser el responsable del equipo, para informar del tipo de trabajo que se vendrá haciendo y que éste pueda ayudar en algo al proceso final de descanso rumbo a la competencia.


Bien por los Comités Organizadores, tanto de Universiada Nacional con la Universidad Autónoma de Nuevo León, como con el Instituto del Deporte en el estado de Nuevo León con la Olimpiada, pues si bien el reto ha sido mayúsculo al juntar parte importante del primero con el inicio del segundo, se han resuelto los principales problemas, en especial con el transporte de los hoteles a las sedes y comedores. En múltiples ocasiones he comentado que hacer este evento representa un compromiso muy grande, y más aun, llevarlo a cabo sin contratiempos graves, pues su magnitud rebasa a muchos eventos multideportivos de gran escala mediática. Con el boom que ahora tienen las redes sociales, grandes problemas o errores en la organización ya se hubieran ventilado y filtrado en esos medios, como ha pasado, pero en un número muy bajo respecto al tamaño de la atención en todos los sentidos.

 

Cambiar puestos claves en Conade ha puesto a temblar a muchos, en especial a los organizadores de la Olimpiada Nacional y a las propias federaciones que se preparan para los Juegos Panamericanos; sin embargo, creo que los que se han dado hasta ahora aseguran continuidad en los procesos, pues son personas que ya han trabajado en la institución y conocen bien los programas, tal es el caso de Manuel Portilla en Cultura Física, quien estuvo el sexenio pasado, y Valentín Yáñez, funcionario en el periodo de 2000 a 2006. En lo personal, les deseo éxito y que logren sumar, que es lo que los atletas necesitan. ¿Ustedes, qué piensan?

Facebook: rotterjm

twitter@jmrotter