Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

Aplaudo la labor que están haciendo las autoridades deportivas de la Universidad Autónoma de Nuevo León y del Instituto del Deporte de ese estado para organizar casi de manera simultánea dos de los eventos más grandes e importantes en México, la Universiada Nacional con más de 7 mil 500 atletas y la Olimpiada Nacional por encima de los 25 mil. Se lee fácil, pero les puedo asegurar que no lo es, son muchos meses de preparación y personas involucradas en la operación y logística de ambos eventos. Los atletas que asisten reciben, además, de la atención para sus competencias, con instalaciones de gran calidad, hospedaje, alimentación y traslado interno, requiriendo una capacidad de gestión y organización muy elevada en todos los sentidos y de la que estoy seguro ambos organismos como principales responsables saldrán bien librados, con el apoyo del Consejo Nacional del Deporte Estudiantil y de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade).

Buscar el talento y desarrollarlo ha sido uno de los principales objetivos de la Olimpiada Nacional; sin embargo, año con año se ha convertido en un evento sumamente competitivo y al cual se le invierte una gran cantidad de dinero por parte del gobierno, tanto federal en la organización, como de los estados en la preparación y participación, en especial aquellos que se disputan la cima, como Jalisco, Nuevo León, Baja California, Distrito Federal y Estado de México principalmente, elevando el nivel de rendimiento y generando una mayor base de atletas con potencial para la élite deportiva en eventos internacionales. Son muchos los millones de pesos que se invierten en este evento y hay quien piensa que es más un gasto, que podrían desarrollarse otras estrategias de menor costo y mayor impacto, pero hoy es una política pública exitosa en materia de deporte, que bien vale la pena mantener y evaluar más bien cómo mejorarla y hacerla más eficiente en todos los sentidos.

Con frases como ‘Vamos por el 16’, ‘Va por Nuevo León’ y ‘Somos Grandes’, Jalisco, Nuevo León y  Baja California, respectivamente, buscarán ser los principales protagonistas una vez más en Olimpiada Nacional. Videos, pláticas motivacionales, porras e identidad en uniformes, estos estados muestran sus armas emotivas, para posteriormente llevarlas a la parte competitiva. Nuevo León apunta al factor local para cerrar un ciclo de 12 años continuos de gestión con un título, aspecto que desde mi punto de vista hará muy interesantes las competencias durante los 45 días. ¿Ustedes, qué piensan? 

 

Facebook: rotterjm

twitter@jmrotter