Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

A México se le presenta la posibilidad de regresar a Juegos Olímpicos en el basquetbol varonil, evento en el que no participan desde 1976, siendo que ya en una ocasión fueron parte del podio con una medalla de bronce en Berlín 1936. Lo anterior es porque serán los anfitriones en el próximo Preolímpico del continente americano, que se realizará en agosto en la ciudad de Monterrey. Excepto los Juegos Centroamericanos pasados en Veracruz, el equipo nacional venía alcanzando excelentes resultados, tanto en los torneos internacionales jugados en casa como en otros países, incluyendo el Mundial en España, donde por cierto, también llevaban una gran sequía de participación previo al mismo. Grandes problemas de gestión en su federación por varios años, habían impedido su desarrollo, ahora, con algunos problemas de atención técnicos y cambios de entrenador, ponen el foco en amarillo, pero considero que hay una camada de jugadores con experiencia y capacidad para afrontar el reto y alcanzar la meta. La mejor forma de lograrlo será con unidad y participación de todos, esperemos que las autoridades también hagan su parte para que así sea.

Brindar una buena organización y a su vez proclamarse campeones, será el reto de la Universidad Autónoma de Nuevo León para la próxima Universiada Nacional que inicia el 19 de abril, que además servirá de selectiva para la Universiada Mundial de Corea este mismo año. Hay mucho que hacer aún para que el deporte estudiantil sea una verdadera estrategia en el desarrollo del alto rendimiento en el país, sin embargo, hay que reconocer a las instituciones de educación superior que ponen su grano de arena para ser parte en el Sistema Nacional del Deporte con un alto compromiso en el desarrollo integral de los estudiantes-deportistas. Si bien el máximo modelo estudiantil deportivo está solo cruzando la frontera, nos cuesta mucho aprender y adaptar lo que se hace bien en otros lados y usarlo en nuestro propio beneficio, espero que eso cambie pronto.

Con sorpresa leí el reporte de la pasada Asamblea de la Federación Mexicana de Natación, donde no asumen ni tantita responsabilidad por la cancelación del Mundial que se llevaría a cabo en Guadalajara en el 2017, un fracaso difícil aún de asimilar en el medio acuático, por lo menos con el que yo tengo relación. Además de lo anterior, me sorprendió aún más que no se modificará el proceso de cambio en el Consejo Directivo, que había sido ampliado para la organización de tan importante evento, en fin, es uno de los problemas más graves en la gestión deportiva nacional, la falta de autocrítica.  

Facebook: rotterjm

twitter@jmrotter