Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

Ante el inicio de la Serie Mundial de Clavados 2015, será interesante dar seguimiento a este deporte que en Guadalajara, durante los Juegos Panamericanos, ganó todos los oros posibles, y en su preparación para repetir la historia este evento será fundamental, con paso por la Universiada Mundial en Corea y el Campeonato Mundial de las especialidades acuáticas en Rusia. Con la primera etapa en Pekín apenas realizada, y en este momento se lleva acabo la segunda en Dubái, la delegación nacional ha logrado mostrarse en el medallero, como ya nos tienen acostumbrado, lo que podría preocuparnos son los buenos resultados de las mujeres canadienses, quienes vienen superando a las mexicanas en los eventos recientes, por ser ellas quienes ahora les tocará estar como anfitrionas. En la rama varonil la expectativa se centrará más si Estados Unidos presenta a su mejor equipo. Experiencia y juventud es lo que tiene el equipo mexicano, será fundamental un buen seguimiento en la preparación, y por otro lado, en el proceso para definir a quienes nos representarán, para que se mantenga en lo posible una mejor expectativa de resultados en Toronto, evento que será fundamental para el deporte mexicano en este año.

Brindar la oportunidad a cualquier país de ser organizador de un evento de clase mundial debe ser una responsabilidad de la Federación Internacional o los organismos internacionales, a escala global, continental o regionales, sin embargo, más allá de lo económico, debe o debiera, prevalecer en mayor medida el interés deportivo. Lo anterior lo escribo por la decisión de FIFA de mantener la sede del 2022 en Qatar, pero con fecha entre noviembre y diciembre, lo que afectará para ese entonces los calendarios ya establecidos y programados año con año. No será la primera vez que se haga algo similar, basta con recordar los Juegos Olímpicos de Sídney, que se retrasaron a octubre, para evitar el invierno en esa parte del mundo, que se da durante el verano del otro hemisferio. En México somos magos de cambiar la fecha, pero son otros los factores, dar más tiempo a la organización y construcción, o sacar del ciclo de desarrollo a los rivales directos para asegurar un mejor desempeño de la delegación, aspectos que tienen más efectos negativos que positivos en el desarrollo propio del deporte en el mediano y largo plazo.

Confió en que la Asamblea de la Federación Mexicana de Natación dará marcha atrás a la aprobación para que el Comité Ejecutivo actual se mantenga en su cargo hasta después del Mundial 2017, lo anterior al no tener ya sustento, pues no seremos más sede del máximo evento acuático mundial. Más allá de que se podrán reelegir, su proceso debe mantenerse de acuerdo al estatuto, que contempla elecciones posteriores a los Juegos Olímpicos de 2016 como fecha límite marzo de 2017.

Facebook: rotterjm

twitter@jmrotter