Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

A unos días de que terminó el primer gran evento multideportivo del Ciclo Olímpico hacia Río de Janeiro 2016, los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Veracruz, la Conade, el COM y las Federaciones, en coordinación, deberán hacer un análisis detallado de la actuación de la Delegación Mexicana, sobre todo referente al nivel de cumplimiento en la preparación y resultados, con la firme intención de dar seguimiento a lo bien hecho y replantear algunas estrategias de cara al próximo compromiso importante que se llevará a cabo durante el verano del 2015, que serán los Juegos Panamericanos en la ciudad de Toronto en Canadá. El reto en este evento es muy grande. Igualar o emular lo realizado en Guadalajara hace tres años se ve por demás complicado, sobre todo por que el país anfitrión ahora sí pondrá a sus mejores exponentes, algo que no hizo en México en algunos deportes, donde le dieron prioridad a eventos de carácter mundial en lugar del continental.

 

Basado en los resultados de los Centroamericanos se puede observar que Cuba sigue priorizando sus pocos recursos a los deportes que forman parte del programa olímpico, obteniendo en éstos casi el total de sus medallas doradas, a diferencia de México, que sí sumó varias en los deportes considerados como no olímpicos. Esta situación acrecentará la diferencia entre ambos países en los eventos próximos si no se hace algo agresivo y ambicioso en beneficio del desarrollo deportivo de nuestro país. En el deporte y en cualquier ámbito se planea a corto, mediano y largo plazo, pero los resultados que perduran son aquellos que tienen esa visión en el futuro y no de inmediatez. Urge ponderar lo que se está llevando a cabo, sobre todo en materia de formación de profesionales de las ciencias aplicadas al deporte, base fundamental en el desarrollo de todo programa deportivo.

 

Concuerdo y entiendo perfecto que el momento político que vive el país es muy complicado y que el Presidente de la República hoy tiene temas por resolver con mayor interés que el deporte. Ayer se entregó el Premio Nacional de Deportes y al Mérito Deportivo 2014, dicho reconocimiento se realizó en la Secretaría de Educación Pública, en representación de la Presidencia de la República, que por primera vez desde que se instauró este reconocimiento, no cuenta con la presencia del Presidente en turno. Me pongo a pensar que el deporte debiera de servir para mandar un mensaje de unidad, no violencia y respeto, más aún con nuestros mejores exponentes en la actualidad, verdaderos ejemplos del sacrificio para obtener resultados y así fue, sólo que la ausencia del Presidente disminuyó el impacto, ¿ustedes qué piensan?  

 

Facebook: rotterjm

twitter@jmrotter