Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

A todos nos tomó por sorpresa la solicitud de permiso para ausentarse del cargo de director general de la Conade de Jesús Mena para atender situaciones personales, más aun cuando se estaban viviendo momentos destacados en el medio, como lo fue la representación en los Juegos Olímpicos Juveniles en Nanjing con mucho mejores resultados que hace cuatro años, así como la participación de la selección varonil de baloncesto en el Campeonato Mundial de la especialidad, donde más allá del resultado, se reconoció la gestión entre la Conade y el COM para minimizar los problemas administrativos de no contar con una federación que represente los intereses de este deporte.

 

Básicamente, en todos los medios y en la misma opinión pública dan como un hecho que Jesús no regresará a la Conade y que su sucesor será Carlos Acra, quien recientemente había sido nombrado subdirector general en la nueva estructura del organismo cúpula del deporte en México, aprobada por la junta de gobierno que preside la Secretaría de Educación Pública y quizá tengan razón, más aun cuando ya empiezan a darse cambios en puestos clave, como lo es Comunicación Social, donde Alejandro Reyes, quien estuvo todo el sexenio pasado y lo que va de éste, termina el día de hoy su ciclo en la Conade.

 

Consolidar un proceso de desarrollo debería ser fundamental en una gestión, sobre todo cuando el tiempo es limitado, de solo seis años, por lo que cambiar cuando apenas se ha cumplido poco más de la tercera parte, bien podría afectar lo proyectado, a menos que quien entre a hacerse cargo del puesto asegure la continuidad y genere cambios en lo que realmente sea necesario, eliminando la cultura de modificar todo lo anterior para querer imponer una nueva forma de trabajo y sello personal, situación que sigue sucediendo en el ámbito deportivo tanto en estados, como en federaciones nacionales. En caso de que Jesús Mena no regrese al puesto, espero que quien lo suceda considere los programas que funcionan, trabaje en pulirlos y mejorarlos, como podría ser la Olimpiada Nacional, que ha dado frutos relevantes a nivel internacional al país; sin embargo, tiene muchos aspectos que pueden ser mejorados. En caso de que Jesús resuelva los temas personales y regrese, creo que podrá retomar sin problema su trabajo al frente de la Conade, ya que tiene largo recorrido en el ámbito deportivo desde que ganó la medalla de bronce en Seúl en 1988 en la plataforma de clavados. Tendremos que esperar, lo cierto es que habrá días de mucha expectativa para saber lo que sucederá al frente de la Conade. ¿Ustedes, qué piensan?  

 

Facebook: rotterjm

twitter@jmrotter