Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

Ayer inició la cuenta regresiva de 100 días para el Campeonato Mundial de baloncesto en España, donde México regresa después de 40 años a una justa de este nivel en el deporte ráfaga. Su calificación se dio gracias a que la selección ganó el Premundial Continental, que le valió para ser reconocido como Premio Nacional del Deporte. En lo personal, pienso que el resultado anterior generó grandes expectativas de lo que México podría realizar en el Mundial, sin embargo, existe una alta posibilidad de que el mejor jugador del equipo, Gustavo Ayón, no pueda asistir, debido a que fue operado del hombro. Sería importante ya conocer los planes de concentración, los rivales que tendrán como juegos de preparación y el seguimiento que van a realizar previo a su presentación en España. Hoy todos sabemos cómo se prepara México para su participación en Brasil en la Copa del Mundo de futbol, seguramente con mucha menor anticipación que 100 días antes del inicio y si bien es cierto que lo anterior se debe al interés de los medios, también lo es a que la Federación Mexicana de Futbol ha hecho las gestiones e informado con oportunidad, una situación que sigue adoleciendo el baloncesto en la parte administrativa en nuestro país. En verdad, deseo que se le dé un seguimiento importante tanto en medios como en audiencia, pero hay que ser claros, las posibilidades de trascender son pocas, lo importante es asegurar el proceso de desarrollo para mantener el nivel y seguir participando en este tipo de eventos, lo que sigue será calificar a Juegos Olímpicos, donde, por cierto, este deporte al igual que el futbol, ya cuenta con medalla, solo que esta se logró en Berlín 1936.

 

Buscar experiencia tan a corto plazo para organizar un evento de carácter multideportivo internacional como lo son los Juegos Centroamericanos, puede resultar contraproducente. Lo anterior lo expongo debido a que Veracruz ha utilizado la Olimpiada Nacional como previo a su compromiso regional con los países de Centroamérica. Si bien va avanzando la Olimpiada y los deportes comprometidos han logrado llevarse a cabo, han experimentado complicaciones en hospedaje y aspectos técnicos, no necesariamente graves, pero que, sin duda, afectan el desarrollo ideal de las competencias. Espero que en verdad sirvan y que su organización sea de 10 y que se cumpla con la característica de gran anfitrión que siempre ha caracterizado a México en grandes eventos.

 

Cambiarán, seguramente, las posiciones de la Olimpiada Nacional; es probable que Baja California no vuelva a vencer a Nuevo León, ya que el año pasado aprovechó muy bien el factor de estar en casa. El Estado de México ha subido mucho en sus números y subirá una posición seguramente, pronto lo sabremos, lo cierto es que la Olimpiada sigue siendo el programa de desarrollo del deporte en México. ¿Ustedes, qué creen? 

 

Facebook: rotterjm

Twitter@jmrotter