Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

Analizar el texto definitivo del Plan Nacional de Desarrollo al 2018 resulta una tarea obligada para entender hacia donde se dirigen las políticas públicas en materia de actividad física y deporte. En lo personal veo con entusiasmo que de manera general sí están plasmadas las necesidades de desarrollo y promoción para avanzar ante la situación actual; sin embargo, aún hay temas donde no me queda claro la responsabilidad de la Conade, principalmente en lo referente a la activación física, intentaré explicarme. Si bien es cierto que el deporte forma parte de una estrategia de fomentar en la población la actividad física, ésta puede abarcar una gran cantidad de actividades, que van más allá de las distintas disciplinas deportivas: el baile, caminar, subir escaleras y otras múltiples formas de activación deben formar parte más de una estrategia de la Secretaria de Salud para disminuir los gastos médicos, por los problemas que genera la inactividad. Cada vez me convenzo más de que la promoción de la actividad física, el seguimiento, el monitoreo, entre otras cosas, corresponde al sector salud y con ello establecer la gran estrategia nacional, mientras que la Conade podrá, a través del Sistema Nacional de Cultura Física y Deporte participar de manera coordinada; de esta forma el foco de atención para el organismo rector del deporte debiera ser la promoción y el desarrollo del deporte como actividad prioritaria. Los números y los presupuestos actuales avalan esta idea, ya que si bien hoy se invierte una gran cantidad de dinero en infraestructura deportiva y que en el corto y mediano plazo, una mayor parte de la población tendrán lugares adecuados para activarse a través del deporte, la cultura de activarse físicamente por salud requiere más un entendimiento y preocupación de la población para disminuir el riesgo de padecer enfermedades.

Básicamente, el trabajo adecuado y sistemático de los eventos nacionales, tanto los convocados por la Conade como por el sistema del deporte federado, habrá de asegurar una mayor base de desarrollo en las diferentes etapas, desde los niños hasta los adultos mayores, así como de inclusión en todas sus manifestaciones, adaptado, autóctono, laboral, etc. Pienso que hay mucho por hacer al respecto y se requieren cambios sustanciales desde la perspectiva técnica y de generación de conocimiento, en esta parte es donde creo que Conade puede y debe impactar en gran medida.

Canalizar mejor los recursos económicos, materiales y humanos con los que hoy cuenta el deporte garantizará un desarrollo real acorde al potencial que se tiene como país, en población y economía; habremos de dar seguimiento a lo plasmado en el Plan Nacional de Desarrollo al 2018. ¿Ustedes, qué piensan?  

 

Facebook: rotterjm

twitter@jmrotter