Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

Aprovechemos al máximo la cantidad de eventos internacionales que se llevarán a cabo este año en nuestro país, hagamos el esfuerzo para que una gran cantidad de niños, jóvenes y adultos puedan participar como audiencia en dichos certámenes y que ayude a mejorar nuestra cultura del ejercicio físico y el deporte. Que nuestros niños vean en nuestros mejores atletas y los de otros países, el ejemplo para que se involucren de lleno en el deporte competitivo y se alejen del sedentarismo y vivan en un ambiente más sano, lejos de la violencia. Todavía recuerdo claramente cuando en 1975 se organizó en México la Universiada Mundial y tuve la oportunidad de asistir a la Alberca Olímpica Francisco Márquez para ver la natación y fue en ese momento donde decidí que quería ser atleta de alto rendimiento. Estoy seguro que con una buena campaña, los eventos como el Festival Olímpico Panamericano en el interior del país, los Juegos Centroamericanos en Veracruz y el resto de eventos de clase mundial, que no son pocos, habrá una mayor base de niños y jóvenes entusiasmados para adentrarse en el deporte. Si este no es un objetivo claro en la realización de estos eventos, algo se está haciendo mal en la gestión de los mismos. Sería una pena que se sigan perdiendo oportunidades de aportar, con la exhibición de alto nivel en el deporte, la posibilidad de disminuir los índices tan altos en los problemas sociales que tiene México.

Bien por la aprobación por parte de los diputados en contra de la violencia en el deporte, dentro de la Ley General de Cultura Física y Deporte, ahora lo importante será acelerar la aprobación del reglamento de la misma y llevarla a su aplicación en el menor tiempo posible. Es una acción positiva; sin embargo, requiere de muchas más dentro del ámbito de competencia de los organizadores deportivos, desde la Liga Profesional de Futbol, como las Ligas profesionales en todos los deportes y en ocasiones hasta en el propio deporte amateur. Al parecer la Ley del Deporte ahora sí será tomada en cuenta, teniendo dentro de sus facultades un tema tan medular e importante en nuestra sociedad. En el pasado solo ha servido como documento académico, pues no se respetaba en gran parte del ámbito deportivo.

Comparto la postura ante la eliminación de las llamadas barras y quizá la mejor solución sea hacerlo de tajo,  pero creo que bien vale la pena generar una estrategia de mediano plazo y establecer controles previos para evitar los desmanes que seguro habrá en una postura tajante; veremos qué deciden.

Facebook: rotterjm o twitter@jmrotter