Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

Al Padre de la Caminata Jerzy Hausleber mi admiración y respeto, antes, ahora y siempre, un hombre que se aventuró a iniciar un camino de éxitos en otro país y que dio muchas satisfacciones. Hoy todos escribimos y hablamos de él, retomamos sus éxitos y le agradecemos su devoción al trabajo. Sus pupilos, aquellos que lograron podios olímpicos y mundiales son los más adecuados para rememorar sus enseñanzas y el legado que dejó. Sus colegas y compatriotas que vinieron con él en 1966, así como tantos aquellos mexicanos que seguro algo aprendieron en el camino, tendrán también mucho qué contar. Los dirigentes que lo apoyaron y aquellos que quizá no lo hicieron cuando pudieron, me incluyo entre ellos, recordamos al hombre y personaje que fue. Se acostumbra a nombrar como glorias del deporte a los medallistas, a los atletas, para mí, Hausleber fue y será recordado como una gloria del deporte nacional, pocos pueden presumir haber generado nueve medallas olímpicas y otras tantas mundiales, más en un país donde éstas no se dan en racimos.

Básico me resulta comentar en este espacio acerca de la necesidad de establecer como política pública, un mejor esquema de contratación de entrenadores y con ellos un sistema de retiro digno, en especial en aquellos que llegan a ser los líderes de los equipos nacionales y que con su tiempo, trabajo y sacrificio, alcanzan en sus atletas resultados relevantes a nivel olímpico y mundial. Hoy con la muerte de Jerzy Hausleber, se lee y se cuestiona que hubo olvido por parte de autoridades, que en sus últimos años sufrió necesidades económicas y no se comprende que alguien que se mantuvo tanto tiempo con extraordinarios resultados no tenga un sistema de retiro digno y que aún en condiciones de salud complejas, se haya tenido que mantener trabajando como conferencista y motivador, que sin duda sus aportaciones son valiosas, pero con la seguridad económica como respaldo se le hubiera dado una mejor calidad de vida en sus últimos años. Nuestros entrenadores y atletas exitosos merecen un mejor plan de vida, ¿por qué no diseñar un programa en ese sentido para ellos?

Cambiando de tema, sabia decisión de María Espinoza de integrarse a la selección de taekwondo, pienso que ganará más dentro que fuera, desde mi punto de vista los atletas en ese nivel deben ser parte de un equipo nacional, más que individuos aislados representantes del país; sin embargo, la Federación se debe preocupar y ocupar en ofrecer la más alta calidad de entrenamiento para sus seleccionados; al tiempo.

Facebook: rotterjm

twitter@jmrotter