Juan Manuel Rotter

A, B, C del Alto Rendimiento

A dos semanas del inicio de año, empezará la actividad competitiva de preparación para la gran mayoría de los atletas, en camino a representar a México en los eventos más importantes del segundo año del ciclo olímpico hacia Río de Janeiro en Brasil 2016, estos son: los Olímpicos Juveniles en Nanjing y los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz. Sin embargo, también habrá que tomar en cuenta, y en algunos casos con mayor importancia, el Festival Olímpico Panamericano por tener en ciertas disciplinas de carácter selectivo a los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. Seguramente pronto conoceremos también de más eventos de carácter mundial en algunos deportes, como lo será la Copa de Ciclismo a llevarse a cabo en Guadalajara, además de los eventos prueba que tendrá Veracruz como parte de la preparación del Comité Organizador y de los propios atletas, en las instalaciones que presentarán en noviembre al recibir los Juegos Centroamericanos.

Básico en todo proceso de preparación hacia el Alto Rendimiento resulta el trabajo intensivo durante los periodos vacacionales, lo anterior lo podemos ver en nuestros vecinos del norte, que viajan a lugares con buen clima para asegurar el volumen necesario de trabajo para alcanzar los objetivos. En México hay seleccionados nacionales que hacen lo propio y es conocido que los estados que se encuentran en los primeros lugares utilizan este tiempo para trabajar con sus seleccionados, de ahí el gran avance en muchos casos, sin embargo, sigo viendo que hay otros tantos casos que dejan de entrenar y retoman sus programas al mismo tiempo que la escuela, por desinterés de entrenadores o por desconocimiento y apoyo de los propios padres de familia, quienes también deben sacrificar sus vacaciones por los sueños de éxito deportivos. El deporte de élite es sinónimo de sacrificio y trabajo continuo, considera sus tiempos de recuperación, pero éstos suelen ser muy cortos. En fin, espero que pronto logremos una cultura mayor en este tema y tengamos más atletas en los mejores escenarios del deporte mundiales, como protagonistas, claro está.

Clave resulta mantener el alto estándar de rendimiento para el Laboratorio Antidopaje Nacional, ya que no se pueden ni deben relajar, pues la certificación no es permanente y está sujeta a constante revisión. Habrá que ver el caso de Brasil, que aún con un Mundial encima y los Olímpicos en menos de tres años ya no cuentan con el aval de la WADA. Costó mucho dinero y trabajo lograr la certificación, tener el equipo y recurso humano capacitado, sin embargo, lo más difícil será sin duda lograr mantenerlo al más alto nivel. Con ello además, respaldando y garantizando que México no tendrá atletas dopados en ningún evento de clase mundial.  

http://twitter.com/rotterjm

www.facebook.com/jmrotter