Reseña

La verdad de las mentiras

Miguel Herrera, llegó para posicionarse de más semejante al que anda buscando su felicidad y sólo la ubica en la riqueza con la posesión del dinero. Pero existen otros valores que por intangibles son más aptos para generar bienestar, como la libertad que forma parte del gran valor humano, pero somos incapaces de darnos cuenta que es en lo espiritual, donde radica el verdadero fondo de la felicidad.

Cualquier riqueza suele resumirse en dinero, pero buscarla sólo en la dimensión económica, no es el camino correcto. Rentar el micrófono o venderlo ha sido una práctica usual para llegar a generar versiones mentirosas, en verdades absolutas.

En la historia de nuestro país, varios se han dedicado a ejercer la profesión de magos, al hacer de ello todo un arte, convertir en verdades las mentiras.

Porque a fuerza de machacar como verdad lo que es mentira, se transforma en un arte que a través de los años se premia porque se supo privilegiar a quienes se les rentó o hasta vendió el micrófono, la pluma, el teclado o la pantalla.En la historia de la Selección Nacional, como producto de unos cuantos, las mentiras las exponen como verdades.

Javier Hernández, desgraciadamente operado, ha sido una mentira que muchos han convertido en verdad. He aquí la conciencia rentada, la entrega gratuita de un libre pensamiento.

Es preguntar con la respuesta ya dada, con la oferta única como remedio donde para cada solución hay un conflicto.Antes, la Selección Mexicana estaba compuesta de jugadores que actuaban en nuestro país, y eran eficientes, al mismo nivel de siempre, entregando los mismos logros que no se han superado.

Hoy, algunos micrófonos rentados dicen que fulano es bueno porque juega en Europa, sin darse cuenta que allá, sólo entrenan. Es un tema de supervivencia pero también de felicidad profunda. Desgraciadamente hemos convertido las mentiras en verdad.