Reseña

A veces el futbol suele ser justo

Cualquier deporte es reflejo de la vida. Las distintas formas de presentación del futbol, tienden más a la injusticia. Raras veces es justo, y se tarda en premiar al que hizo mejor las cosas. Antier, Querétaro llegó a fabricar (ayudado o no por Santos) 4 opciones de gol con ciertas facilidades otorgadas por los laguneros, en un lapso de seis minutos. Sin embargo, sin mucho hacer aunque en buena jugada, fueron los de casa los encargados de abrir el marcador.El uno a cero a favor de los verdes, no reflejaba lo que en el campo sucedía. La visita tenía la pelota en mejor posición, obligó a Oswaldo a realizar malabares y provocaba sustos en cada avance. Sin embargo, la crueldad del futbol como su cómplice, le estaban regalando la ventaja al que menos realizaba. Era injusto lo que acontecía. Aquí me puedo quedar en la simple expresión de que gana el que las mete. Pero no pretendo ni debo estancarme en lo tradicional.El nuevo paradigma indica que es necesario que gane quien más méritos tuvo, y realizó más acciones convincentes para triunfar. Las injusticias, existen, pero no son sanas en la vida humana, por eso es necesario cambiar de fórmula y que la crueldad de la vida se extinga. Lo mismo se solicita para el futbol. Como fue Querétaro el vencedor, con más errores defensivos de los santistas y horrores del “estratega” portugués, es conveniente agradecerle al futbol que se arrepintió, y se acordó de ser justo con quien actuó mejor.Se comprende el momento incómodo pero es la ocasión para preguntar, si piensan jugar con tres volantes, o 4 puntas y un solo contención, si Rentería va ir y venir o sólo quedarse. Porque tanta modificación en el “parado” del equipo, provocó dudas, molestias, yerros y la derrota. Y no son jugadores multifuncionales, favor de no confundirse. Bienvenida la derrota para redefinir conceptos que luego se apliquen con certeza. Se le agradece al futbol por haber sido justo.