Reseña

Al menos terminar con dignidad

El semestre no ha sido fácil para Santos. Probablemente fue anunciada su complejidad en aquella falla de Tavares en la fecha Uno contra Lobos cuando se pudo y debió haber ganado. El destino marcó un derrotero que no fue posible enderezar. Lo que queda, al menos, es mostrar dignidad para hacerle frente a los tres compromisos que están por venir.

En la Copa, se actuó con suficiente convicción dejando grato sabor de boca. El 4 a 1 en contra de antier en Monterrey, indica desastre pero no lo fue tal ni tanto. Se abrió el marcador del partido, hubo llegadas de peligro, los dos primeros goles regios fueron a balón parado, que aunque obvio también cuentan, no reflejan lo que realmente sucedía.

Viene Pumas, otra vez Monterrey y luego América.

Los nombres de los rivales se prestan para entusiasmar otra vez. He aquí donde surge la idea de que al menos exista dignidad para cerrar y volver a abrir porque la palabra “Descenso” sigue vigente. La planeación seguramente ya empezó, operación intelectual que nace en la oficina, que no es fácil y por lo tanto solicita delicada atención.

La Laguna sigue teniendo en propiedad el mismo nombre de su equipo; eso no cambia. Tal insinuación sutil debe reajustarse a los tiempos incómodos que se viven y cada quien poder aportar lo suficiente para comprender, enmendar y luego ejecutar mejor. El futbol mexicano con sus torneos cortos, otorga nuevas y diferentes oportunidades cada semestre. Por eso es momento de volver a empezar con recarga de dignidad.