Reseña

“La suerte de la fea, la bonita la desea”

Faltan 6 puntos por disputarse en el actual torneo, y Tigres, el campeón vigente, la institución incomparable, ejemplar y bonita, está en apuros.

Hoy tiene otro compromiso nacional con carácter internacional que le podrá interesar tanto o más que calificar. Mientras, es posible suponer que los buenos puntos de otros, se le antojan, los desea, para sentirse halagado y alabado. Es parte de la ironía y de la alta competencia del futbol mexicano.

Si a Cruz Azul lo podemos ubicar adentro del elenco distinguido, es una bonita organización, desea los puntos de Tijuana, que por ser de poco arraigo, pudiera portar la etiqueta de feo. Las Chivas se esmeran por ser aceptadas por más gente pero reconoce que su futbol sigue siendo limitado. La suerte de la fea, la bonita la desea. ¿América en qué categoría entra? Juega horrible pero se supone que va a calificar. Algunos lo envidian.

Pachuca está mostrando deficiencias serias. Si hoy es campeón podrá estar feliz y despreocuparse de la fiesta de la liguilla. Santos, lugar 16 el torneo pasado, juega muy bien, otros desean imitarlo pero no les alcanza para tanto.

Ha regresado a su posicionamiento y con ello, Necaxa, León o Pumas, suspiran por atraer los puntos que los laguneros han dejado escapar.

La bonita siempre atrae pero en ocasiones tiene un desencanto significativo que no le interesa a la fea. Lo sabemos. Si el campeón anda mal, el actual líder general (Xolos) sueña por ser el primer equipo en la historia de los torneos cortos en ser “bi líder general”. ¿Me expliqué? Este gesto es propio, no es de la bonita, sino de la más hermosa. Las feas podrán deprimirse. En la lista de bonitas y feas, usted incluya al que guste.