Reseña

Para cada solución hay un conflicto

Notoriamente contraria a la lógica y hasta  nociva, la frase que acompaña al título de este escrito, tiene cabida en varios lados. Primero, una leve explicación. Si existe la ocasión de ofrecer una solución a determinado evento y en cualquier ámbito, el hecho de que se aporte un conflicto, pues de suyo entorpecerá más. Si hoy vemos al Guadalajara en sus apuros por no descender, le están encontrando una solución; meter en conflicto a los árbitros porque sus decisiones dudosas los introducen no sólo en la polémica sino hasta en la sospecha. El Santos de hoy se puso a solucionar liderazgos y edades con recortes pero a la vez exhibe un conflicto; competir con mayor vehemencia, lo cual aunque ya hayan conseguido dos victorias, todavía no se cosechan convicciones ni claridades. Se puede confiar en el Santos de hoy al igual que se puede dudar mucho de él. Por otra parte, la imagen del América la están intentando ofrecer de una forma espectacular pero en el campo, hay conflicto porque no convence al dueño y ni al entrenador.El caso Pulido y Tigres, es una constante calumnia, que está a la orden del día. Aquí, cada oferta de solución es un conflicto pues la imagen de jugador e institución, se ha venido a menos. Ambos pierden. En Querétaro superaron a Santos, sin embargo, éste ganó, y aquí brota la cultura de la incomodidad porque ahora (con sabiduría) han declarado “no somos los mejores pero tampoco los peores”. La solución no se satisface, tiene que convocar al conflicto para estar contenta. Si alguien viene progresando, es señal de mejoría; y no es así, porque la idea de juego está perdida.En esta liga es complicado ganar dos partidos consecutivos, pese a eso no se considera que Santos sea de los mejores ni remotamente. De la misma manera que en los dos primeros partidos, no eran los peores. Tienen identificado todo, subrayando que haber contratado a “San Agustín” no es cuestión patológica, sino que la solución valió la pena para generar un leve conflicto a Oswaldo. Su retiro no programado.