Reseña

La santidad de los pecadores

Dejemos a Juan Carlos Osorio en la paz de los ingenuos pecadores. Esta semana invita a la reconciliación. Mientras se siga creyendo que los resultados es la base para evaluar, significa que el abecedario no se compone de letras. La santidad del Santos no está en juego ni en discusión. El Viernes Santo tiene la obligación moral de reconfirmar su sagrada posición. No se trata de ignorar al Atlas. El tema va más allá de un supuesto desprecio. La fecha de no futbol oficial puede estorbarle al actual líder.

El descanso, relajamiento y la no exigencia formal, pudieran dar pie a que los pecadores se regeneren, purguen sus culpas y limpien sus pecados. Pero también se presta la ocasión para que los santificados le añadan más valor a su obra. ¿Quiénes son los pecadores? Atlas, Lobos, Veracruz, Chivas y Cruz Azul. El que pretenda incluir en tal lista a Pumas, Pachuca, Querétaro y León, razones le sobrarán para hacerlo. ¿Quiénes son los santificados? Santos, Toluca, Tigres y América.

Los que faltan, más pueden quedar en la lista de los “malos” que de los “buenos”. Monterrey no se define. Puebla hace oración y penitencia. Tijuana no sabe si está en el norte o le conviene mirar hacia el sur. Necaxa se sube a la rueda de la fortuna sin darse cuenta. Morelia se cree santificado pero tiende a pecar mucho. He aquí un panorama agradable para los que pretendan aprovechar la santa invitación de la actual semana y poder rehacer sus convicciones, o afirmarlas.

Si nos apegamos a los “días santos” y de ellos volvemos a obtener conclusiones, Santos en su calidad de gran líder general, sin cuestionarle nada, tiene la estricta obligación de sacrificar al Atlas en viernes santos. Aquí radica la santidad de los justos que no deben permitir que los pecadores salgan de su fango. 

Se supone que la tarea no es complicada; sólo exigirá la misma puesta en escena de los anteriores partidos, ésos que los han llevado a creer en su santidad. Es simple: el próximo Viernes tiene que ser Santo.