Reseña

La sabiduría de Inteligencia Deportiva

Todo entrenador de futbol en el mundo debe tener una persona o todo un organismo, superior a él, que rija los destinos deportivos del equipo. En Santos existe dicha figura con todo un nombre impactante y pletórico.

Contiene riqueza humana suficientemente capaz de modificar las conductas de sus empleados y apta para conducir por buen camino los pasos del cuerpo técnico y jugadores.No se permite que el dueño tenga por encima de él, a un patrón, que fue contratado sin haber aportado capital. Cada torneo corto tiene su propia historia aunque ésta suela repetirse con otros ropajes.

Por ejemplo: Santos ya ha tenido entrenadores que públicamente se quejan de sus jugadores. ¿Qué ha hecho Inteligencia Deportiva en semejante situación? Ha terminado medio peleado con el encargado para terminar despidiéndolo o solicitarle su renuncia, según nos quieran compartir.

Escrito de otra forma: ha habido serios conflictos. Y todo por no haber puesto normas claras y específicas desde un principio.

Hoy se han vuelto a presentar anomalías propias de ciertas desviaciones conceptuales con ropaje de mala voluntad. Esto es serio, y aquí es donde debe aparecer la sabiduría de Inteligencia Deportiva; sabiduría, carácter, firmeza, persuasión, buena voluntad, armonía, no reproches, no desprestigio, como el entrenador lo acaba de hacer.Un primer paso, parece que ayer lo dieron.

Zubeldía no salió a hablar porque en Veracruz lo hizo de más, y mal. Se aplaude la no presencia. Se aplaudirá más si se hizo la corrección a tiempo para modificar la forma y el fondo. No es sano vivir en un anonimato o engaño dándole todos los poderes al entrenador en turno para luego quitárselos de golpe cuando haya poco que remediar, al despedirlo.

Es tiempo para que la sabiduría de Inteligencia Deportiva se haga presente.