Reseña

Lo que queda del Cruz Azul

Hoy es otro día apto para tener la oportunidad de volver a creer en el Santos de este torneo, aunque ya esté por terminar. En Veracruz  sorprendieron a todos, incluyéndolos a ellos mismos, no nos hagamos los desentendidos. Contra Saprissa se regocijaron de más.

Cada día es diferente, cada partido ofrece situaciones nuevas y hasta raras. Hoy contra un Cruz Azul desbaratado, si nos ponemos exigentes y bajo la lupa de la lógica de los anteriores siete días, Santos debe superar, como sea, a lo que queda de los cementeros.

Todo lo que acontece en el campo, primero pasó por la oficina. La mítica divisa cruzazulina no ha tenido tino durante mucho tiempo. Los lugares logrados por los capitalinos en sus anteriores dos torneos, son: 13 y 9. Hoy ocupan  la posición 17 con un partido menos. Su panorama es muy incierto y hasta tenebroso pero pisan los mismos terrenos que los laguneros.

Con Tomás Boy al frente podrán o no salir del húmedo lugar porque no es su total responsabilidad. Con Vuoso, Torrado y lo que queda del “Chaco” no hay punto de apoyo para reaccionar. Por eso, si Santos gana hoy, sin importar cómo triunfe, se le debe reconocer saber aprovechar la situación aparentemente a su favor, pero será necesario contextualizar bien, encuadrando la ocasión.

Si las actuaciones y resultados de Santos en casa han sido más que decepcionantes, esta noche debe vencer a un rival crucificado, desteñido, inoperante y casi inexistente. No es desprecio al Cruz Azul; es descripción ganada a pulso y méritos.La misión santista es saber suplir bien a Rentería. La ausencia de Diego viene bien para que se percaten de intentar otra cosa.

Ahí está ya listo Calderón. Jugar por afuera o por adentro con la aparición graciosa de Mendoza (favor de recordar gol uno del pasado martes) es otra vía de presencia gratificante. No es fácil sostener un buen ritmo de juego porque siguen siendo seres humanos. Pero no ganar en casa después de 7 compromisos, ya es para dar pena.

¿Será esta noche? ¿Se atreverán a regalarle una sorpresa a la afición lagunera?