Reseña

No pueden jugar todos

Algunos equipos han incorporado gente “famosa”, a muchos, o simplemente extranjeros. Los entusiasmadores de tales instituciones, siguen pensando que la van a “romper” en el torneo sólo por tal hecho. Nada más engañosa que tal situación.

Es una lástima que no tengamos la capacidad de aprender de la vida y de las experiencias que arrojan los resultados. Contratar a 4 (por citar un número) que no se necesitan pero llenan de humo la cabeza a varios, creen que es sinónimo de éxito.

Nada más falso que eso porque no pueden jugar todos.El Club Santos ha ido aprendiendo a contratar y a la vez ha impuesto un nuevo paradigma. No toma decisiones populares; no despide al entrenador sólo porque la voz no encantadora de la afición, así lo señala; y no trae 7 nuevos para hacer bulto.

Esa estrategia ha quedado establecida y se aplaude.

Varios que llegaron el torneo pasado, siguen vivos, pero sin ser significativos. Esta deuda está pendiente.Casi todos los clubes la han seguido el canto a las sirenas mentirosas, pero no se han detenido a revisar el amplio pasado.

No todos van a jugar; no pueden hacerlo. Pero han traído, y los ignorantes cacaraqueado, como si el reglamento les fuera a permitir actuar con más de once. Importar cinco para que funcione uno, es una fórmula costosa, reprobada e ineficiente.

No comprendo por qué no comprenden. Bueno, se me olvidaban las dádivas que reparten gratis.

El próximo torneo, será Campeón quien termine entre los 3 primeros lugares. Es lo único cierto. Para ser el 1, 2 ó 3, debe haber buen plantel, pero no necesariamente con mucho traer, podrán jugar todos a la vez.

Esta lección no se ha aprendido del todo tan es así que gastan y gastan, anuncian y aplauden, se entusiasman por adelantado pero no se detienen a revisar los frutos de otras decisiones que no condujeron al campeonato.

Entre ignorancia, corrupción o falta de madurez organizacional, oscila el por qué siguen incorporando gente, sin lograr frutos.

Creen, sin pensar, que van a jugar todos al mismo tiempo.