Reseña

Se puede volver a empezar

Cuando un bateador, en el Beisbol, lleva Cero hits en sus anteriores 17 turnos, se convierte en peligroso al momento de volver al plato. Si esto lo aplicamos al Santos de hoy, no tengo la suficiente confianza ni los datos sustentables para afirmar que al Necaxa le va a ganar esta noche. No se da de la misma manera. Pero, como en la vida todo es reciclable y los eventos regresan, para los albiverdes el hecho de volver a empezar, es una graciosa oportunidad.

Siboldi usó una simpática expresión el pasado domingo respecto al hecho de no anotar y no ganar. Lo externó haciendo referencia al “Estado de gracia” en el cual no se ubican. Tan rica manifestación tiene parentesco con lo divino, con la santidad.

Ante esto, no debemos confundirnos ni perdernos. El pasado domingo, Santos actuó en el primer tiempo de manera suficiente para anotar mínimo 3 goles. Como no están en “Estado de gracia” terminaron perdiendo.

Hay que meter gol y no recibir. Como quieran hacerle. Ya basta. La gente no acudirá al estadio “En estado de gracia”. Se hará presente en el inmueble con la extraña ilusión de volver a ver ganar en casa a su amado equipo. Ciencia ficción. No intento incomodar ni gestar burla. Lo que sucede hasta hoy, tiene más parecido con lo irreal que con una institución 5 veces campeona.

Afortunadamente existe la cercanía con el descenso para que todos entiendan; todos comprendamos. Lo expreso así, para valorar cada semana lo que acontece, sea a favor o en contra.

Con dignidad, humildad y sabiduría, prensa, afición y equipo, más directivos, podemos aportar algo para que este Santos se aleje del descenso. Los que se asustaron de tan molesta realidad, prefirieron acudir al insulto, no a la cordura, se inclinaron por despreciar la verdad en vez de enfrentar la enfermedad. Todos tenemos la obligación de volver a empezar.