Reseña

La pretemporada de la oficina

No es fácil encontrar y fabricar calidad. Lo que algún día va a suceder en el campo y verse en la tabla general, primero pasa por la oficina, acontece ahí. Hoy, Santos (y otros) a nivel dirigencia, está en pretemporada pero realmente ya se empieza a jugar el siguiente torneo por las repercusiones que tienen las decisiones de esta fase. Santos desea nuevos liderazgos, pero eso no se compra en la farmacia.¿Pedro tiene liderazgo; o también en ese puesto se necesita uno nuevo? ¿Los jugadores admiten al entrenador como un guía ejemplar? ¿La afición entra en los planes del Club Santos? ¿Es Pedro el indicado para conducir los nuevos destinos, con un liderazgo diferente? ¿La reestructuración está en las manos de Pedro como responsable directo? ¿Todavía vale la frase de que “si la novia es fea, no le digas que está fea? ¿Los jugadores confían, respetan, aceptan, admiran y siguen a Pedro? ¿A los jugadores les solicitan fe ciega respecto a Pedro?Pedro no entra en los planes de la afición. Esto es muy claro. En esta pretemporada de oficina, las cosas no andan bien. La salida de Juan Pablo y de Quintero no se justifican con el concepto de “nuevos liderazgos”. Hay incongruencias obvias que un buen líder no debe exhibir. Quintero expuso: “…si Pedro continúa, yo no”. Como ya se despidió, pues lo cumplió. ¿Acaso no se percatan de la falta de liderazgo efectivo de Pedro?Estamos seguros todos, que Pedro no meterá ningún gol en los partidos. Los está metiendo ahorita, pero en contra, autogoles que molestan a la afición. ¿Pueden comprender esto tan sencillo? Sin duda hay una seria infección, y apenas es pretemporada. Realmente son los jugadores los que mandan en el juego. Mientras no se den cuenta de eso, la situación no caminará bien. Es una nueva etapa, con muy serios tropiezos desde la pretemporada de la oficina.