Reseña

Este perro ladra y muerde

Es el líder general, y como se llame, sin importar el apodo o la ciudad donde se establezca, será atendido con precaución.

Se le debe respetar y enfrentar sin miedo, pero con cautela, porque una tercera derrota consecutiva en el torneo regular no pondrá contenta a la gente que de suyo molesta está. Tijuana no es un trabuco y tampoco tiene al mejor director técnico del país. Nada de eso. Supo comprar mejor, reforzar líneas con su tradición de jugadores fronterizos, de acá pero de allá.

Ser el líder general tiene su mérito y también su responsabilidad. De esto deben tener conciencia los rojos que mañana le podrán hacer pasar a Santos otro mal rato.

Ganarle al  líder, viste, acarrea felicitaciones, buenos modales y es imán de nuevas esperanzas. Pero hay que ganarle, lo cual, parece que a Santos ya se le olvidó. El visitante de mañana es agresivo, incisivo, letal, tiene gol y cualquiera sabe meterla.

Es el mejor, hasta el momento, y no por casualidad.Si alguien pretende despreciarlo porque no es capitalino, no es de los mal llamados grandes, es fronterizo y de poca antigüedad en el circuito, muy equivocado está. Su mejor carta no es ni Daniel Guzmán, ni Arango, tampoco los Moreno.

El prestigio que ostenta de momento es ser el líder general.

¿Acaso es poca cosa? Con cierta fortuna y mejor accionar, se supo trepar a las alturas, condicionado a mantenerse ahí.

Si Santos pierde, la paciencia de muchos se acabará. Nadie ha dejado en cero a los “perros” porque saben ladrar, y éstos no cumplen el adagio de “perro que ladra, no muerde”, sabe morder, fuerte, atinado y hasta generoso.

Perdió en Puebla en la jornada inaugural, sus cuatro juegos en casa los ha ganado, y de visita ha vencido dos veces. ¿Alguien desea ponerse más exigente con los Xolos para cuestionarles algo, y verles sus defectos? Suerte al Santos. Cuidado con el perro, no lo vaya a morder.