Reseña

¿Quién es?

Estuvo y creció en Lerdo con Cesifut. Las referencias que daban de él, sus entrenadores, formadores y directivos, apuntaban para destacar. Romano dice que lo debutó en Morelia porque le concedió escasos minutos ya en primera división.


Fue despreciado por la organización michoacana. Lo insertan en Monterrey con el “Güero” Miguel Herrera de entrenador. Ahí, como le sucede a casi todos los futbolistas mexicanos, lo ignoraron aunque le concedieron participar en algunos partidos.


Sus rivales de equipo eran: el club mismo, la prensa regiomontana que no lo supo valorar, su entrenador y hasta cinco jugadores extranjeros para el mismo puesto. ¿Así? Imposible destacar.


Con mucha insistencia y demasiada ignorancia de Santos, ingresa en épocas pobres en dinero y de resultados, a la institución lagunera. No es muy bien valorado porque el plantel andaba de capa caída, desde su entrenador hasta el presupuesto.


Con un Club Santos ya apuntalado financieramente, se llenan de extranjeros ofensivos, y el humilde lagunero, mejor futbolista que todos, por ser más completo, es relegado. La historia eterna contra el mexicano.


Un sector de la prensa lagunera, aparte de ignorarlo, no supo valorar sus capacidades, y lo mismo le sucedió a un más amplio sector de la afición.
 En el país, no lo conocían. Tuvo que destacar en la liguilla de mayo del 2012, ser campeón y ganar la medalla de oro en Londres para que los ignorantes y despistados se detuvieran a apreciarlo.


La prensa nacional se resignó a tener que admitirlo como muy destacado. No me agrada usar la palabra “Figura”, pero cabe. Progresó más en Santos y luego contra Nueva Zelanda. Se transfiguró de “horrible en hermoso” al grado de ser un gran activo vendible que sólo un club muy rico lo podía comprar.


Ayer anotó en el mundial. Es lagunero, no fue admitido a la primera, y hoy trasciende. ¿Quién es? Su nombre: Oribe Peralta