Reseña

La “orejona” madrileña

La liga española es un mito y hasta una mentira. Con sorpresa de todos, incluyendo a los aficionados madrileños rojos, su equipo está en la final de la máxima competencia europea a nivel de clubes. Que ambos, blancos y rojos, disputen hoy en tierra ajena un galardón trascendente, no significa necesariamente que ese país tenga un gran futbol. Hoy existen ahí 3 clubes, y nada más.
Si Sevilla fue capaz de lograr la otra competencia de ese continente, es señal de lo mal que es el 85% de los clubes europeos. Que nadie se moleste porque la opulencia presupuestal de algunos clubes, no genera mejor futbol. Real Madrid y el otro Madrid dirimen una competencia donde realmente aparecen de manera significativa 6 equipos, no 32 como es su representación y formato inicial.
No nos confundamos con un extranjerismo cautivador e ignorante. La Liga de España es mala, excepto 4 equipos. Los demás son relleno, tan es así que el campeonato se lo disputan realmente dos, y de vez en cuando, por casualidad, cada 10 años aparece un tercero. No se trata de minimizar sino de ubicar realidades. La presencia de “estrellas, ídolos o figuras” en España, como dicen los adoradores, se debe al dinero; no a la eficiencia de la liga como productora y generadora de gran futbol.
La liga de España no produce suficientes futbolistas de alta calidad a nivel de clubes; los compra. Si mañana, la “orejona” será madrileña, la causa está afuera del país. Los merengues que destacan en primer plano, no son españoles. Los colchoneros que sobre salen, no son ibéricos. ¿Nos podemos entender? Y expongo de esta manera el tema para quitarle horror a lo espantoso que resulta soltar alabanzas y lisonjas baratas, arrodilladas, que denotan falta de ubicación de conceptos. Felicidades a los capitales madrileños que intentarán complacer al mundo del futbol.