Reseña

Muy optimistas o mentirosos

Si me enteré bien, Aldo de Nigris acaba de afirmar que “Chivas está para ser campeón”. Y Luis Fernando Tena dijo que Cruz Azul “va por el título”. Si son deseos de año nuevo, lo entiendo. Si es optimismo, es demasiado. Si piensan que sus respectivas aficiones y la prensa nacional (que un buen sector de ella los adora) les van a creer, es producto de una constante ignorancia o de un exceso de optimismo, muy mal fundado. Como si los antes citados, no conocieran los caprichos y enigmas del futbol mexicano donde muchos pueden levantar la copa al final.
Falta de congruencia, desubicación absoluta, mentiras abiertamente lanzadas, deseos nebulosos que no tienen credibilidad es lo que Tena y de Nigris han manifestado. Ya casi están peor que los políticos. Tan fácil que les hubiera resultado decir a ambos (con inteligencia) que se van a esperar a la fecha 6 para calibrar sus capacidades y medir sus potencialidades. Chivas está sumido en el anonimato, y Cruz Azul ha sido traicionado por sus decisiones. Salir de esos barrancos, no es cuestión de esperanza o declaraciones bonitas.
Santos tiene hoy una magnífica oportunidad para no ser mentiroso y sí para ser optimista; sólo para comenzar. Lo que presente el partido de esta noche (gélida o agradable) está fuera de visión. Lo seguro es que la casa ofrece mejor presente que las ilusiones de unas Chivas, deseosas, pero todavía sin el sustento para creer en ellas. La mentira se esconde debajo de los propósitos, y Guadalajara sabe que tiene la estricta obligación de reaccionar porque todo el año pasado se la pasó de incógnito; decepcionando y sufriendo.
¿Santos será el primer escalón de las esperanzadoras declaraciones de de Nigris? No lo estimo así. Y no es cuestión de mala voluntad o de excesos espirituales; se trata de capacidades y de sabernos ubicar. Si hoy inician como volantes Fierro y Omar Bravo, el enigma tapatío es un segundo crucigrama lleno de laberintos. Inventar con osadía es falsedad que necesariamente conduce al fracaso.