Reseña

La odisea de cada 4 años

Por infraestructura, presupuesto y densidad poblacional, México es superior, en futbol, a todos los países de la zona sur de nuestra geografía. Partiendo de eso, es necesario (afortunada o desgraciadamente) afirmar que el Tricolor estará en Rusia 2018. Sin embargo, cada cuatro años decimos lo mismo y la eliminatoria se convierte en una odisea.

Ir a un mundial de futbol, aparte de ya hacerse costumbre, es una obligación que por ser tal, ya no valoramos de la misma manera como Perú, Noruega o Escocia, lo harían.

Los sufrimientos añadidos en cada Hexagonal, o han sido de más o los hemos convertido en parte de un encanto exigido, como para darle beneficio a la competencia, aunque nos hagan creer que el futbolista mexicano es de menor calidad.

El sufrimiento se incluye en este tipo de competencia que se prolonga a un año. Juan Carlos Osorio tendrá su prueba retórica, conceptual, de futbol y de superar lo que suele atorarse. Hoy están todos los jugadores, los que no querían venir y los que se sentían indispensables pero despreciaban.

Hoy nadie le hizo el feo a la convocatoria; hasta sobran porque bien pueden partir en dos al grupo, para que unos actúen contra USA y otros contra Panamá.La historia y los malos pensamientos nos hacen atraer complicaciones que el futbol mexicano no merece.

Con el colombiano al frente (creemos) que no volverán a suceder los estragos de otras fechas. La travesía está asegurada pero no es segura. Parece que los malos recuerdos atreven a encarnarse con tal de hacer distinto, complicado e interesante el viaje.