Reseña

Los números no juegan porque ya jugaron

Es increíble la forma como los números en las liguillas mexicanas, respetan el futbol y se comportan. Los 40 torneos cortos aportan cierta sabiduría al que tenga su cerebro abierto a condiciones ajenas al juego y fuera del campo. No es para despreciar lo que sucede al final de cuentas que termina en una contabilidad propia de los números, sin importar los nombres y calidad de los equipos.

Si el # 1 de la tabla general ha sido campeón en 7  ocasiones en 40 torneos, equivalente al 18 %, ese simple dato, puede ser bajo o alto, según se le quiera apreciar. Pero es un número que exige respeto porque él mismo ya jugó, no juega esta liguilla, pero se aparece como espectro invisible para arrojar su postura.

No es casualidad que León haya derrotado y borrado del campo, a Tijuana. El # 1 ha sufrido, y esta vez no es la excepción. Todavía falta que termine la serie entre ellos, falta que los números dejen jugar a los equipos, pero los mismos números levantan su mano histórica para afirmar que el uno, se quedará triste y un poco abandonado.

La maldición para el # 6 ha vuelto a aparecer. Y de igual manera, respetuosa pero fina y constante, le avisa a Pumas que haber empatado a 2 en su casa, no le será grato. En la vuelta, no van a jugar los números, porque son entes de alta calidad, se esperarán a dar su veredicto final, igual al que dieron en los anteriores 20 años. El # 6 (Pumas) no será campeón. Maldito seis. Los números participan en un juego diferente.