Reseña

La numerología nos muestra al no campeón

No es dogma ni tampoco acto de fe. No es ciencia pura y exacta. Es una ficción que ha sido rebasada por la realidad. Para empezar, se dividen en “combos” los números de la tabla general que han sido campeones. El combo #1 son los lugares 1, 2 y 3. El combo #2 son los lugares del 4 al 9. Al hacer eso, tenemos un panorama amplio que aporta sustento y es y confiable, para afirmar que en el actual torneo, el campeón saldrá del combo #1, pero América no lo será.La siguiente tira de 36 números, representan lugares. Han sido los campeones por orden de aparición en los torneos cortos: 2 2 2 1 4   1 7 1 5 2   3 8 2 3 3   2 9 3 5 1   8 1 3 2 2   3 5 3 2 2   3 1 2 2 3   8. Se detecta algo singular, que es la clave de este tema. Un número del combo #2 (del 4 al 9) no se repite de un torneo a otro. Como el actual campeón (León) fue el 8, el siguiente campeón, no saldrá del 4 al 8, será del combo #1, el uno, dos o tres; pero no América porque ése tuvo la osadía trágica de ganar sus primeros cinco partidos, y quien ha hecho eso, grandioso y esmerado, no ha sido campeón.La numerología nos muestra al no campeón, pero también señala al posible campeón. Los datos por sí mismos se descartan porque se tienen miedo, saben de su peligrosidad y no son tan atrevidos como para correr el riesgo de quedar en vergüenza. Son números que no juegan porque ya jugaron, son respetuosos del tiempo y espacio, no se contradicen, tienen su lugar exclusivo, se comportan con respeto y gallardía, no le temen al juicio de la crítica ni de la historia.En caso de no darse esto en diciembre, la certeza que hasta hoy arroja, que no es coincidencia, tendrá que replantear su teoría y reordenar sus argumentos. Por lo pronto, con alto grado de confiabilidad y de sustentabilidad, el pronóstico estadístico está hecho. La numerología sabe su asunto, es capaz de todo, aun de retar a los imponderables. El próximo campeón, hoy no tiene nombre, sólo número, y no es mayor a tres.