Reseña

Otros nuevos liderazgos

Cuando el Club Santos instituyó (canonizó) la expresión “Nuevos liderazgos” estableció una conducta diferente, de alcances fuera de dimensión. El control deportivo del equipo se lo dejaron a los argentinos, si acaso más Molina; y tengo mis muy serias dudas.

Tan es así en la realidad, que Pedro explotó, a Paco lo corrieron y Luis se concretó a obedecer, se sometió, a lo que le imponían. Los “nuevos liderazgos” hicieron efecto más para perjudicar que para campeonar o calificar.Los “otros nuevos liderazgos” se avecinan, y desde ahora se abren muchas dudas.

¿Serán peores, mejores, eficientes, complacientes? ¿Habrá liderazgo, o lo que se solicita es silencio y se exige obediencia? ¿La ineficiencia individual en el campo (un argentino en especial) seguirá prevaleciendo? Los jugadores no deben mandar; y eso es lo que hacen.

Y mandan por encima de todo, como si fueran los que aportan la inversión económica para que la institución tenga alma y vida. Esto no lo ha entendido el Club, 5 veces Campeón. Nefasto y funesto.

Ser líder significa ser eficiente en el campo. Ejemplar, cooperativo, inteligente, generoso, útil al grupo. No significa reclamar al árbitro, pelearse con el compañero o imponer una ley muerta o que mata.

Ser líder es saber persuadir a otros (a todos) para conquistar éxitos, es dar ejemplo de robar balones, acompañar, servir con generosidad, ofrecer sus servicios leales en bien del grupo. Ser líder no significa hablar cantado, ir contra el sentido común o protestar por inercia.La organización santista ya no debe permitirse el lujo de que jugadores ineficientes estén adentro del campo.

Ellos, deben dar y poner ejemplo de alto rendimiento; y González nunca lo aportó; nunca. Esto no es asunto de apreciación ni de pasaporte. Es tema de dignidad, congruencia, valor agregado y suma inteligente de variables que conduzcan al éxito. Defender lo reprobado es ser enemigo del Club Santos. Abogar por Diego extranjero, es causar serio daño y engaño.