Reseña

Otro momento de verdad

La vida ofrece revanchas, retos y oportunidades. También regala ocasiones, bendiciones y virtudes. Hoy es el “otro momento” del Santos, y depende de él qué anhela hacer suyo: la revancha, el reto, la oportunidad, la ocasión, las bendiciones o las virtudes. Todo en juego, con entusiasmo de la gente en el estadio incluido. La moneda alguien la tiene que atrapar pero sencillo no estará. Santos tiene la capacidad de recibir un gol. Verle su meta sin gol sería un par de milagros.
A partir de ahí es necesario juzgar lo que pueda acontecer. ¿Veremos a Cejas de inicio como fue allá? Por protección civil se espera que no. Por lo tanto, no entendible que haya comenzado en la ida. A partir de ahí, el marcador es trascendente, y manejarlo en su momento es la clave. La zozobra persiste y se estaciona en el mapa estricto del equipo de casa. Como si la fantasía hubiera escogido al Santos para hacer sufrir un buen rato, y terminar con gozo.
La práctica que la gente de Pedro ha exhibido es muy predecible, perfectible pero difícil de contar con otra realidad. Con cuatro al frente, marcadamente ofensivos, el sufrimiento va incluido pero el placer también. La pasión inteligente que le apliquen hoy a sus capacidades, es la clave, siempre y cuando no existan deficiencias difíciles de superar. La exigencia es mayúscula y solicita virtudes destacadas en trances como el de esta noche. Es el otro momento de verdad para probar al oro en el crisol.
Mirar lejos es sano pero, primero, es recomendable, tener la meta corta en la noche de hoy. La afición deberá actuar, jugar su papel de entusiasmador porque se avecina algo no usual, peligroso y doloroso (en caso de que suceda la eliminación) porque se está en casa. Presumir estar o no en Cuartos de Final, está contemplado en el obituario. Nada nos debe extrañar antes de empezar la contienda. No rendirse, parece ser la consigna nocturna porque se avecina algo distinto donde el número de goles tendrán un papel diferente. El momento es otro. Saber actuarlo es para inteligentes y apasionados.