Reseña

A la mitad del camino…

Es factible visualizar algo concreto y con firmeza. El actual torneo ya ofrece ciertas garantías para contemplar lo que a fines de noviembre tendremos. Santos va a calificar aunque sus actuaciones no satisfagan del todo pero al menos destaca por encima de otros que exhiben muchas penurias. Con el León, imposible contar con él pues se muere solo. Atlas como que desea tambalearse pero soporta la incógnita. América no es el mismo de las primeras cinco fechas, y eso lo debilita.Monterrey cuenta con la fortuna necesaria para estar. Chivas requiere de dos milagros para aparecer. Pachuca trae cartas de presentación creíbles. Tijuana intenta otro tipo de ladridos. Morelia tiene enfermedad terminal. Chiapas renueva votos confiables. Los Leones Negros ni en la selva reinan. Veracruz está enfermo de tanto empatar, y así no se avanza. Veremos si Querétaro es encantado por su nueva (antigua) contratación. Puebla siempre ha sido el mismo; no asombra.Cruz Azul, con serios problemas judiciales internos, nos avisa que ya no será azul pues apareció de verde el sábado. Toluca prende fuego para atormentar al que se ponga. Pumas tiene miedo a vivir. Tigres es fiel reflejo de su entrenador, se desvanece por capricho. A la mitad del camino, con algo verdadero podemos contar. La inconsistencia no es curable en varios equipos, y por lo tanto no los veremos sonreír al final del torneo.Los laguneros levantan la cabeza con gallardía, se asoman (de nueva cuenta) a la dimensión conocida históricamente, calificar, y le vuelven a avisar al país que están presentes por si alguien pretende ignorarlos. Estamos a la mitad de la competencia y no cabe la expresión de que “cualquier cosa puede pasar”. Algunos, moralmente, ya están descartados desde ahora. El premio se busca, con esmero e inteligencia. Eso ha hecho el equipo comarcano.