Reseña

El # 6, misterioso y retador

En 38 torneos cortos, el # 6 nunca ha sido campeón. Hoy inicia la liguilla 39, y América ostenta el lugar 6. Puede ser milagroso, mítico, causal, raro, enigmático, roedor, casual, que este número sea el único en no haber sido el supremo.

¿Ya le corresponde; llegó su momento? Es el reto y la oportunidad para el América; y punto. Que no haya más discusiones ni excusas.

El 6 no campeón le indica a los amarillos de Ambriz que se dignen romper este dato, como hecho histórico porque no es maleficio, es la reiteración de un número que no se atreve a aparecer.

Quiero ver al 6 campeón, al América orgulloso y excelso, que descomponga el mosaico de los números y que surja de lo inaudito para complementar la geografía de los campeones de los 38 torneos cortos. Falta eso, que el # 6 sea campeón, Que lo haga el América como oportunidad para demostrar su grandeza.

Calidad y capacidad de plantel, la tiene. Su centro nervioso no es Sambueza. Hoy es Quintero. Los hechos no pasan, se quedan. He aquí la consigna, casi la premisa como nueva obligación para América.

Su presupuesto y cada jugador, aparte de exhibir buen futbol, deben considerar que cierta tendencia está muy en su contra. Tenemos una nueva ocasión para reconfirmar que al 6 se le niega la gloria, y que el gran galardón no está para que se lo lleve. Será una nueva liguilla con el acicate a flor de piel y contra la opulencia.

Si el del gran dinero, “luce” sus insignias, que luzca otro paradigma: que el 6 sea campeón.No importa tanto argumento futbolístico, ni se la vuelta es de visita o que el primer rival (podrá ser el único) es una fiera brava.

No importa nada. Ser campeón siendo 6, o adiós, despedido como muchos que se han atrevido a portar tal número, no han podido y sólo le han hecho honor a la historia estadística. Anhelo ver al América demostrando su publicidad y grandeza.

De no ser campeón, reiterará algo que parece maleficio.