Reseña

Que tu mente esté donde está tu cuerpo

Del primer “Big Brother” mexicano aprendí una frase que se la escuché (casualmente) a Diego, miembro de aquella simpática familia. La frase es la misma al título de este escrito. “Que tu mente esté donde está tu cuerpo”.

¿A qué viene esto y referido a Santos? La conciencia debe funcionar de manera precisa, exacta, según la moral y conforme a principios elementales de la vida. Pasado mañana estará en casa, el líder general actual, Monterrey.

Eso, hace más diferente el compromiso.Santos es el lugar 6 de la tabla general, nada mal, por el momento; al contrario, nos sorprende y para bien.

Pero deberá estar mucho más concentrado, que su mente esté totalmente dispuesta al servicio de su cuerpo que andará en el TSM de aquí (no hay otro) y que no corra a la deriva, como si el juego fuera de juego. Todos necesitarán aplicar más su esmero y su espíritu dispuesto a lo que el cuerpo vaya dictando. La mente debe obedecer las instrucciones físicas y geográficas del cuerpo.

Si la mente anda en un lugar distinto a donde se ubica el cuerpo, el ser humano no funciona. ¿Algún jugador pretende salir del equipo Santos? Si la respuesta es negativa, favor de plasmar todos sus conocimientos, capacidades, pasiones, fervores, entregas, desempeño, éxitos y aciertos a favor del Santos.

Estar pensando en otro equipo o en otro país, es traicionar a La Laguna. Es claro que recibir, enfrentar y afrontar al Monterrey actual, no es simple.

Con mayor razón cabe la sentencia “que tu mente esté donde está tu cuerpo”.No exagero. A los Rayados, es fácil ganarles, porque suelen atacar bien pero defienden muy mal. Y si Santos sabe hacer de manera congruente las dos funciones, el éxito podrá estar asegurado.

Siempre y cuando haya once eficientes en el campo. Once, no diez, tampoco nueve y medio; once. Aquí está el trabajo del entrenador. Enviar a once dignos representantes de La Laguna que quieran estar en esta región del mundo, disputando con gallardía pasado mañana, un juego, plenamente entregados en cuerpo, alma, mente y espíritu.