Reseña

A la media noche…

El Santos y su afición se parecen a la nueva pareja feliz. Casi se acaban de conocer, tenían pocos datos el uno del otro, pero de repente se enamoraron y se dijeron: “No me faltes”. La meritoria pero también sorprendente aparición en liguilla, más la destacada presencia en semifinales, eliminando a Tigres, ha sido la revelación, la causa diferente para provocar un virtuoso amorío. A la media noche, algo sucedió.

En este escrito no va a encontrar usted nada al respecto porque es la hora de los duendes.A la media noche se enamoraron. Las nuevas formas tecnológicas de comunicación fueron la causa de saber el uno del otro.

Se atrajeron, se probaron, aunque haya habido un pasado no del todo confiable. Uno (Santos) ya tiene un hijo. Ella (la afición) ha tenido muchos equipos con el mismo nombre, como si fueran distintos galanes, y todos la han hecho feliz, la han llevado al éxtasis (campeonatos) cual orgasmos. Eso atrae, seduce, es regocijante. A la media noche se saben gozar aunque haya habido algo incómodo, como fueron los 4 meses anteriores.

A la media noche, el novio le lleva serenata a la novia. El papá, intenta correr al susodicho. La mamá se acerca a la hija para ambas gozar las canciones románticas. Recordemos que es la media noche y hay serenata. Casi en el acto, él le propone casarse, ella duda pero al revisar que es su oportunidad, enmienda, recapacita y rompe con todo su pasado, aunque le haya sido grato y de conveniencia.

Hay nueva luz, es la ocasión para sentirse plena. Así está la afición actual de Santos.El papá de la novia es la afición antigua, la afición pobre, hoy fallecida. La mamá es la que desea lo mejor para su hija pero no sabe cuál es el camino correcto. Hay dicha y duda, hay beneplácitos e incógnitas, hay preguntas con algunas respuestas.

Los nuevos enamorados pretenden llegar a la final con mucho entusiasmo, olvidando su peculiar pasado, pero no se pueden deshacer de ello. Es una nueva experiencia para ambos aunque les cuesta olvidar lo que ya vivieron. Fue a la media noche. Hoy, ya es otro día.