Reseña

La “A” mayúscula contra la “a” minúscula

Alemania contra Argentina. Ambas inician con la primera letra del abecedario, pero no significan lo mismo después de seis partidos en este mundial. Van a jugar su tercera final de mundial, 86 y 90 las anteriores, igualados, cada quien con una victoria, pero los europeos lucen superiores porque el famoso 7 a 1 ha puesto en otra dimensión la situación. Todos debemos esperar una final pareja, respondiendo a una expectativa; por algo llegaron a esta instancia.Hay una realidad que no podemos esconder. Alemania es mayúscula al humillar a la casa. Argentina es minúscula aunque tenga al diminuto y extraordinario Messi. ¿Podemos afirmar que la liga de España es precaria? Al ver a Cristiano Ronaldo y a Lio, no destacar lo suficiente en este mundial, y al ver a muchos alemanes haciendo desmanes con orden y disciplina, es fácil concluir que la liga española es pobre, pues destacan los que contra otros, poco aparecen.Es la duda sobre la liga ibérica. Y esa duda seguirá por siempre. ¿Quiénes son y en dónde están los verdaderos grandes? El # 10 argentino puso en octavos a su equipo pues anotó en los tres primeros juegos. Alemania hizo grande todo, hasta su empate contra Ghana. La desproporción hoy es inmensa; chiquitos los celestes, dispuestos a arañar lo que les dejen. Inmensos los teutones, puestos a quedarse con todo. No es la apabullada dada a Brasil lo que inclina la balanza hacia un lado. Es la poca gallardía que mostraron los del sur frente a Holanda.Messi merece ganar un mundial. Es su oportunidad para echarse a cuestas la responsabilidad ante los que no tienen misericordia. Otra masacre, no se va a dar, por orden de los duendes, pero Argentina debe crecer, dejar de ser minúsculo, atreverse a entusiasmar el futbol que Alemania ha exhibido. Si los ahijados de Maradona se dedican sólo a estorbar, los hijastros de Beckenbauer, ganarán la tercera guerra mundial entre ellos. Deseo que América sea para los americanos, pero siempre hay una primera vez que las cosas suceden al revés.