Reseña

¿Hasta dónde llegará Santos en esta liguilla?

La expectativa es amplia. Santos nos ha acostumbrado a lo bueno (a lo muy bueno) en los 42 torneos cortos. Haber calificado 27 veces, estar en 9 finales y ser campeón en 5 ocasiones, no es sencillo; sólo los grandes lo platican.

La próxima liguilla ofrecerá el mismo encanto de todas: incertidumbre, novedad, sorpresa, ingratitud, travesura, obscenidad.

Eso no va a cambiar, es lo que atrae, es lo usual, lo de siempre. Habrá eventos (resultados, eliminación temprana) que confirmarán lo que en otras ocasiones ha sucedido. Que esto no nos extrañe. Si Santos es eliminado pronto, o si llega a otra etapa, tampoco nos deberá asombrar. Podrá ser distinta su asimilación, porque de los seis torneos cortos anteriores, ha alternado su presencia en liguilla.

En este lapso, así como ha sido lugar 15 y 16, fue 8 campeón.

¿Cómo entender esto de una misma organización? Es el contagiante azar del futbol mexicano. Por eso, del Santos o de cualquier participante en la liguilla, podemos esperar todo, lo que sea, lo bueno o lo muy malo. La expresión “Fracasar en Liguilla” no cabe para nadie debido a las veleidades que nos han regalado siempre.

Ya debimos haber cultivado una amplia cultura de liguilla, sea quien sea el equipo preferido, y cualquiera que sea la región del país interesada en el tema. Si Santos llega sólo a semifinales, nadie deberá satanizar el hecho. Habrá que esperar a los acontecimientos para evaluar qué sucedió y cómo se presentaron los eventos. Si pronto es echado a un lado, no deberá asombrarnos. Recordemos que las liguillas tienen un distintivo: son obscenas.