Reseña

Estar en liguilla es mérito y privilegio

En su momento era gracias al Grupo Modelo y a los jugadores, que el Santos nos enriquecía al estar en liguilla. Esa buena costumbre ha continuado. Hoy es gracias a Orlegi y jugadores, sin olvidar al cuerpo técnico, que nos brindan sus méritos para privilegiar a La Laguna, porque no es fácil calificar.

Cada institución puede contar sus aciertos cuando está en la fiesta, y también puede narrar sus descalabros, errores o fracasos, cuando no ingresa a ella. Estar en liguilla es mérito institucional y privilegio para la región o afición que apoya a determinado equipo. Los que hoy no están, por ejemplo los capitalinos, tienen la oportunidad de valorar lo que significa estar en postemporada.

Ponderar lo que representa acceder a esta instancia es sagrada obligación, y no exagero. La responsabilidad de competir con agrado y seriedad exige un compromiso diferente.

La cultura de liguilla que se tiene es debido a las buenas actuaciones del Club Santos a lo largo de su rica historia.

Este privilegio lo debemos calibrar cada semestre de mejor manera porque es un privilegio gozar este tipo de sucesos.

Si la Ciudad de México no tiene liguilla, que gocen o que sufran, como quieran, es su asunto. Nosotros, junto con las otras 5 regiones del país, tenemos la encomienda de saber disfrutar lo que el Club Santos hace y pone a nuestra disposición. La rica historia del equipo lagunero nos invita a saber saborear (otra vez) la grandeza de esta organización, sin necesidad de envidiar a alguien porque somos privilegiados.