Reseña

El líder general está en casa

Sea bienvenido el puntero de la competencia. Serlo, es una distinción y un gran compromiso. En los anteriores 17 torneos cortos, desde el Apertura 2007 al Apertura 2015, el lugar uno de la tabla general, a la jornada 5, ha calificado en 15 ocasiones.

Quince de diez y siete. ¡Aplausos! ¿Qué significa esto? Para empezar, viendo al Monterrey de hoy, su plantel, el apoyo mercadológico e institucional que tiene, más la pasión de su afición, estos Rayados van a calificar, aunque esta noche puedan perder.

Santos deberá actuar hoy en su casa, casi cercano a la perfección; lo cual no es fácil. Será sencillo atacar al líder general porque se defiende mal pero su ofensiva es feroz, certera, con vehemencia y elocuencia.

Ahí radicará el leve pero importante detalle y problema para los laguneros. Detener al que posee gran poderío, se logra, vulnerando al que ofrece serias debilidades defensivas. De tú a tú, de cara a cara, de orgullo a pasión, de entrega a disciplina, de amor a enamoramiento.

La Laguna, como ente geográfico privilegiado, tiene en casa a un equipo campeón que ha sido capaz de ser líder general muchas veces. Esta región y sus fieles seguidores, saben lo que significa ser líder general, conocen lo que eso representa.

Si hoy nos visita el actual líder, la sabida distancia hay que tenderla pero también es necesario involucrar contagiantes variables para superarlo. Todos deben jugar de manera excelsa; todos, incluyendo a todos.

¿Queda claro? ¿Pueden?Ser sexto en la tabla (lugar de Santos al día de hoy) no asegura nada exitoso todavía. Por lo tanto, la entrega y determinación debe ponerse a tope para volver a creer, y esperar la tercera victoria en casa.

Lo que esta noche suceda, está en la graciosa incógnita. Algo seguro existe: Santos debe dar muchísimo más para hacer que Monterrey entregue muchísimo menos.

Esta referencia a la inversa podrá acarrear desesperación a uno de ellos, y a partir de ahí, ganar la partida. Además, ganar en casa, y al líder del certamen, siempre es pecaminoso; es una divina lujuria.