Reseña

Los “jorobados” que van

El verbo “jorobar”, según lección materna, significa molestar, incomodar, estar al tanto de todo pero sin aportar lucidez. Al ver a Blanco vestido de verde con playera roja, dan ganas de “seguir jorobando” en la misma línea de siempre. Las añoranzas fluían al cerebro para recordar que la fabricación de buenos jugadores, sacados de “Tepito” o de “La Partida”, ya no alcanza.A Brasil van a ir muchos jugadores mexicanos “jorobados”, agachados en su futbol, parcos, desgraciadamente serán titulares, y con más afán de estorbar que de generar. Las capacidades y habilidades, junto al cerebro inteligente, afloran a la primera intención, no necesitan tiempo ni adecuación. “Temo” no se lució antier, sólo hizo poco de lo mucho que tuvo y con eso fue suficiente para desnudar a Salcido, “Maza”, Guardado, “Chicharito”, y el que usted pretenda añadir para comparar.En el mundial estará un equipo plagado de “jorobados” que han sido nombrados por conseguir méritos plausibles: el mejor de ellos, no haber podido calificar de manera directa. Más vale que vayamos pensando en serio y con vergüenza profesional. México requerirá encontrar africanos y croatas “más jorobados” que él, para aspirar. La supuesta prueba de antier en el Azteca, funcionó a la perfección.Se trataba de mostrarnos la desnudez de un plantel, las severas limitaciones de muchos, empezando por su técnico. Lo que se buscaba era engrandecer al que no es “Jorobado” de mente, sino sólo de espalda, y se logró. Muchos mexicanos, plenos de ilusión, cada 4 años renuevan sus votos y esperanzas para ver algo nuevo, pero al observar al verdadero “Jorobado” al lado de los otros “jorobados” más la edad que gesta distancia, la brecha para creer con firmeza y tener logros, parece inalcanzable.