Reseña

No es irregular, es competitivo

Para definir al futbol mexicano, el de hace 25 años para acá, desde que muchas instituciones cuentan con gran respaldo económico, es conveniente afirmar que es competitivo; no es irregular. Muchos todavía no captan que es común, casi fácil, que cualquiera le gana al que sea, sin importar el domicilio. Es la diferencia y grandeza de nuestro futbol. Si en la fecha recién concluida, los “cuatro grandes” perdieron, significa que los vencedores son igual de grandes.
Repasemos puntualmente el detalle. Los cuatro grandes que perdieron son: América, Cruz Azul, Pumas y Chivas. Cada uno de los cuatro equipos que los vencieron, cuentan con dos características fundamentales que también los hacen grandes. Poseen gran apoyo financiero y han sido campeones del futbol mexicano; Santos, Tigres, Morelia y Tijuana. ¿Qué nos asombra? ¿Por qué no aceptar la igualdad de competencia, en vez de inclinarse por la irregularidad?
La mayor travesura la hizo Santos porque fue el único visitante, en esta consideración de los 4 grandes. No nos confundamos. Tampoco confundamos lo que Pedro increpó en su rueda de prensa después de la voltereta espectacular con enorme gol de Peralta. Le asiste la razón al portugués al molestarse por preguntas válidas, pero que no encierran la esencia del partido. Con tanto material de análisis que aportó el juego en sí, era más analítico, profundo y sabio, realizar preguntas inteligentes.
Si Pedro se enganchó y volvió a levantar la voz, se le comprende porque el espectáculo otorgó facilidades para cuestionar lo que pudo ser goleada en contra. La formación e intención de su equipo, por el marcador rápido en contra, más la sublevación con derroche de excelente futbol, presentaron suficientes razones para analizar y alabar. Una pregunta válida pudo haber sido si por su cabeza pasó, a los 15 minutos del juego, el 4 a 0 del medio tiempo en León. Todo se parecía más a eso. Sin embargo, la reacción fue propia de un equipo grande, competitivo, no irregular.