Reseña

El incómodo gol de visitante

El campeón y el subcampeón del Clausura 14 lo son, gracias a una medida relativamente nueva, que ya tiene cuatro torneos de vigencia; el gol de visitante. León “superó” a Cruz Azul en cuartos de final, y Pachuca “eliminó” a Santos en semifinales, por el mismo motivo. Esta determinación, no tiene suficiente sustento. ¿Por qué la establecieron? El lugar en la tabla general del torneo, lo relegaron a segundo término, despreciando los méritos de las 17 fechas. ¿Por qué?
La ocurrencia es más novedad que fundamento. La inspiración puede pretender más ofensividad en el equipo visitante pero relega los méritos de cuatro meses. Los privilegios logrados por el #1 Cruz Azul y los del #4 Santos, se esfumaron para darle entrada a la tremenda injusticia. Es muy fácil entendernos: la liguilla es obscena por sí misma. Pero el torneo aparece primero como requisito para estar en postemporada. Le han robado su lugar privilegiado.
Esa obscenidad la debe demostrar con hechos contundentes el que se atreva, no sólo por anotar más goles de vista en caso de empate en el marcador global. Esperemos que los encargados de dimensionar los efectos de sus decisiones (la liga) tengan la humildad de recapacitar, porque antes de la liguilla, está el torneo con sus 17 compromisos. Para llegar a la liguilla se deben superar esos compromisos, y su premio debe tener.
No es la intención ignorar al campeón de anoche y al subcampeón. No. Sólo es necesario y exigente, recalcar qué es primero y qué es después. Si el 6 y el 8 llegaron a la final, es porque no superaron a todos sus rivales ni en la liguilla ni en el torneo, tan es así sus lugares bajos. Y eso no debe permitir, levantar copas. Conduce a la mediocridad sostenida para premiar lo inmediato pero no resalta méritos acumulados. ¿Se atreverán a regresarle al lugar en la tabla general su verdadero y mejor valor? Que reclamen con energía, los afectados por el incómodo gol de visita..