Reseña

Los imponderables también juegan

Los últimos 15 puntos en disputa se deben considerar en serio. Ganar los quince, es casi imposible. En el torneo Clausura 12, las Chivas perdieron sus últimos cinco partidos, por eso (entre otras cosas) andan en problemas. En la fecha 11, a Pumas le regalaron un penalty en Puebla y ganó. Santos actuó muy bien ante Tigres y Morelia, dejó en el camino 4 puntos que debieron ser suyos. He aquí los imponderables que suceden en la vida, en cualquier acto de nuestra existencia, y el futbol no es ajeno a eso.Un imponderable es algo fuera de control, ajeno a la voluntad propia, que acontece hasta sin darnos cuenta, es a favor o en contra. La falla de Quintero contra América al minuto 23 de juego, sin haberse abierto el marcador todavía, y que a la postre terminó en goleada del líder general, fue un gran imponderable del cual el entrenador no es responsable. Pero también existen actos a conciencia, bajo control, no imponderables.Cuando Pedro externó algo que incomodó a la afición lagunera, pudo haber aprovechado la ocasión para reconocer que habían jugado muy bien, que debieron haber ganado, y que se comprometía a calificar. Ahí estaba la circunstancia servida, y con inteligencia, revertir el malestar de la gente que pidió su salida. Ahí no hubo imponderable. Hubo falta de sabiduría, exceso de ignorancia, arrogancia que daña mucho porque no siempre va a estar a nuestro favor el imponderable.Abrir los ojos, la conciencia y el corazón a lo que acontece a nuestro alrededor, no es un imponderable. Es asunto de buena voluntad que emana de un cerebro pensante, ubicado, apto para percibir los signos sensibles que trascienden, y darles su justa dimensión al interpretarlos. Este cierre de torneo es la gran oportunidad para que el Club Santos haga que funcionen a su favor los factores que participan. La gente está sensible por las posturas molestas de Pedro. Es el momento para modificar algo con talento, y no dejar a lo imponderable, posibles reacciones funestas.