Reseña

La grandeza del “no grande”

Nuestro país tiene el mismo nombre desde que el presidente era López Mateos, Ernesto Zedillo o Felipe Calderón. Han cambiado muchas cosas pero seguimos siendo el mismo. A la historia del futbol mexicano le sucede algo similar. Los que se aferran a usar la palabra “grande” para aplicársela a sólo 4 instituciones, tienen sus bases, pero viven y se quedaron en el México de 1995.

Después de 22 años, nuestra realidad es otra, con nombres nuevos, instituciones que son ejemplo de grandeza. Santos aparece aquí aunque muchos pretendan olvidar este dato trascendente, o lo ignoran. La nueva grandeza de un “no grande” se sustenta en el número de calificaciones logradas, en las finales jugadas y en los campeonatos logrados.

Con el respaldo de estas tres categorías (calificaciones, finales y campeonatos) viendo el nuevo país que tenemos, no quedándonos en López Mateos o en Zedillo, resalta el Club Santos, por encima de Pumas, Cruz Azul, Chivas, Monterrey y Tigres.

Sólo América lo supera en calificaciones; y Pachuca en campeonatos. Toluca es el mejor en todo. La razón y los datos invitan a la reflexión que nos conduce al análisis para definir. Se le felicita al Club Santos por haber logrado antier su calificación número 27 en 42 torneos cortos. No cualquiera lo tiene y no todos lo saben platicar. Esto es propiedad del Santos, de su dominio, es su activo.

No le solicita nada a nadie, ni le pide prestado para rebasar al que pretenda ponerse a discutir. Sólo Toluca lo supera.

Los demás, en algunas de las tres variables, están abajo de Santos. Aquí surge un grande del futbol en el México moderno. Reconocido o no, importa o no, pero es un hecho que debe asentarse con claridad. Santos tiene grandeza de “no grande”.