Reseña

La geografía de la calidad

Tigres es marca reconocida con gente entusiasta que lo respalda. Santos es nombre con categoría cuyo mejor argumento son sus 4 campeonatos. Ambos saben de sufrimientos pero también de inmensos gozos y le han provocado a su gente muchos agradables momentos.

Los gestos de identidad a través de los años, acompañan a ambos equipos e instituciones. Si en alguna ocasión, uno sufrió, el otro estuvo de plácemes.

La geografía los juntó para tenerlos separados.Dicen que Ferreti sabe mucho del asunto pero lo que también saben, aunque no dicen es que bajo su mando, ha traído o llegado (es lo mismo) infinidad de extranjeros inútiles, costosos y basura, lo cual en nada benefician a la imagen conocedora del brasileño. La calidad reclama penetración, constancia, consistencia, aprobación y reiteración.

La geografía indica riesgo, disputa coloquial pero al fin batalla, una guerra nada fraternal envuelta en el placer de ser. Toda La Laguna no olvida y sí aplaude, aquella garrafal falla de Lucas Lobos que hubiera sentenciado al sepulcro a Santos en la semifinal del último campeonato lagunero. Esa jugada ha quedado lacrada y labrada en la mente y corazón de los que aman en serio a su equipo Santos.

La calidad de un campeonato estaba destinada a la geografía del desierto, no a la de las montañas. Recordar eso es gritar de coraje hoy, casi con lágrimas de gozo porque comparar a distancia, es para provocar un nudo a la garganta a cualquiera.

En los anteriores 19 fechas, Tigres es el mejor portado y Santos ocupa la posición 15. La cercanía gesta separatismo, la carretera nos une en corto porque en los desprecios también existen rencores. La solidaridad con la calidad no es cuestión de trabajar 8 horas o más. Se logra siendo congruentes con los requerimientos del giro al cual se dedican.