Reseña

Otro 5 a 0 en la final de ida

Se puede recordar, aplaudir, aborrecer (para Querétaro) el 5 a 0 favor de Santos, en la ida de la final pasada. Difícilmente se volverá a repetir. He aquí la grandeza y lo extraño de aquel evento y marcador. Mañana, no se considera que el futuro y próximo campeón, anote cinco a su rival.

El líder general no debe ser ultrajado como lo fueron los Gallos a fines de mayo. Imaginarlo, es casi una blasfemia, pero como sucedió, se plantea cual modelo a seguir. ¿Se extrañarán esos 5 goles? ¿Jamás se volverá a dar lo mismo?Como el dato está fresco, es un aviso oportuno para Pumas (no recibirlos) y exhorto para que Tigres imite a Santos.

Esa quinteta de anotaciones queda no sólo en la historia y en el recuerdo, permanece como ejemplo de vida, obvio que es inusual y hasta irrepetible, pero no deja de estar presente para quien se jacte ser grande.

Los 5, fueron el desastre para uno y la gloria para el otro. A los que les dio pena aquella final, les solicitaremos que nos describan una final ideal, ejemplar, graciosa a los ojos de todas las geografías.

De gustos, sabores, colores, preferencias, inclinaciones y amores, podemos disentir con belicosa amistad. Si en mayo, a un amplio sector del país no le agradó la final Santos – Querétaro, y ahora les encanta la Pumas – Tigres, los comprendo. Sólo como asombro o petición incómoda, se le solicita a Tigres que le gane a la UNAM en la ida, cinco a cero. ¿Podrá? Luego, ya veremos.

Lo atípico se hizo presente y también en la vuelta. Pues ahora, para tener una final atractiva y grande, que suceda algo majestuoso, para recordarla toda la vida.El ejemplo está puesto y dado.

Lo extraño del marcador de 5 a 0, le dio argumentos a muchos para definir tal final como desabrida, desangelada, y más por el 3 a 0 en la vuelta. Hoy, me voy a permitir darles el gusto de eso. Pero a cambio, solicitaré que la final entre Pumas y Tigres sea espectacular, atractiva, emocionante, vibrante, fuera de serie, nunca vista, que deslumbre a toda la afición mexicana.

Quiero ver otro 5 a 0 mañana, en la final de ida.